EL CALUMNIADOR

La Biblia dice: Salmo 120,2-3: “¡Libra mi alma, Jehová, del labio mentiroso  y de la lengua fraudulenta! ¿Qué te dará o qué te aprovechará, lengua engañosa? “.

La murmuración ha sido una práctica tan común y generalizada en la sociedad moderna que ha penetrado a la iglesia como parte inherente de la cultura nacional. Los chismes y el rumor no se limitan a ciertos grupos populares, sino a todos los niveles sociales, económicos y culturales. Existen sectores de los llamados “altamente educados”, pero que padecen el mismo mal destructor de la murmuración: altos círculos políticos, artísticos, económicos, etc.

Es fácil descubrir como hiere el chisme. Todo lo que tenemos que hacer es recordar cómo nos dolió la última vez que oímos algún chisme acerca de nosotros mismos. ¿Recuerdas el doloroso aguijonazo que sentiste, y el sentimiento de desesperanza que por poco te vence? ¿Recuerdas haberte preguntado por qué la gente habrá dicho tal cosa? Esa es exactamente la misma manera en que otros se sienten cuando escuchan el chisme que hemos repetido.

¿Qué es murmurar? ¡Es hablar mal de alguien! Hablar lo negativo de una persona durante su ausencia, cualquier crítica contra un ausente, haya razón o no para hacerlo. Muchas veces se manifiesta en forma de quejas, nos quejamos de la forma en que nos tratan pues a nuestros ojos consideramos que deberían tratarnos mejor, nos quejamos de la poca ayuda que nos brindan según nosotros. En la iglesia, el trabajo o casa, podemos quejarnos de lo mal que nos tratan, y sin saberlo caemos en las trampas del enemigo quien busca que murmuremos. Y es más, la murmuración está muy relacionada al carácter de este enemigo.
 
La palabra griega “Diabolo”, usada para diablo nos ayudará. El significado más común de esta palabra es “calumniador” o “murmurador”, que define “al que dice algo falso de alguna persona”; pero diabolo también es usada para designar a “aquel que dice una verdad con la intención de perjudicar”. Eso quiere decir que si alguien habla falsedades de otro, esto es murmuración. De un ausente sólo se puede conversar lo que es positivo, y de edificación y ejemplo para otros.

Recuerde lo que dice la Biblia: Proverbios 10,18 "El de labios mentirosos encubre el odio; el que propaga la calumnia es un necio". Proverbios 13,3 "El que guarda su boca guarda su vida, pero el que mucho abre sus labios acaba en desastre". Proverbios 4, 24 :“Aparta de ti la perversidad de la boca, aleja de ti la iniquidad de los labios”.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: [email protected]

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración
Buscar tratados similares
calumniador