Donar

EL INCIENSO QUE DIOS PROHIBE ·3

Número 1834

ImprimirCompatir por email Versión paginada

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1833....Jehová Dios prescribió los cuatro ingredientes que debían mezclarse para producir el incienso que se quemaría en el tabernáculo: “Tómate perfumes: gotas de estacte y uña olorosa y gálbano perfumado y olíbano puro. Debe haber la misma porción de cada uno. Y tienes que hacer de ello un incienso, una mezcla de especias, obra de ungüentario, sazonado con sal, puro, cosa santa. Y tienes que machacar parte de él hasta convertirlo en polvo fino y tienes que poner parte de él delante del Testimonio en la tienda de reunión”  (Éxodo 30:34-36).

Éxodo 30,1 Dios dijo sobre el altar del incienso : »Harás asimismo un altar para quemar el incienso; de madera de acacia lo harás. Éxodo 30: 7 Cada mañana, al preparar las lámparas, Aarón quemará incienso aromático sobre él.  Y hasta existe una gran advertencia o sentencia en Éxodo 30:9 “No ofreceréis sobre él incienso extraño ni holocausto ni ofrenda, ni tampoco derramaréis sobre él libación”.

El incienso que se quemaba en el tabernáculo era sagrado, se utilizaba exclusivamente en la adoración de Dios. Por ello Jehová dio este mandato: “El incienso que harás con esta  composición, no lo deben hacer para ustedes. Ha de continuar para ti como cosa santa a Jehová. Cualquiera que haga uno semejante a él para disfrutar de su olor tiene que ser cortado de su pueblo” (Éxodo 30:37, 38). Los sacerdotes quemaban incienso dos veces al día sobre un altar específico (2 Crónicas 13:11), y el Día de Expiación, el sumo sacerdote lo quemaba en el Santísimo (Levítico 16:12, 13).

Ahora bien, Dios no aceptaba todas las ofrendas de incienso. Él castigó a los que, sin ser sacerdotes, tuvieron la presunción de ofrecerlo como si lo fueran (Números 16:16-18, 35-40; 2 Crónicas 26:16-20). A Jehová le resultaba ofensivo el incienso que le ofrecían los judíos cuando al mismo tiempo participaban en actos de adoración falsa y tenían las manos manchadas de sangre. La hipocresía de aquella nación llevó a Jehová a declarar: “El incienso... me es algo detestable” (Isaías 1:13, 15). Los israelitas se hicieron tan negligentes en la adoración prescrita por Jehová que llegaron al punto de cerrar el templo y quemar incienso en otros altares (2 Crónicas 28:24, 25). Años después, el incienso santo incluso se empleaba en el depravado culto a dioses falsos. Tales prácticas repugnaban a Jehová (Ezequiel 16:2, 17, 18)....

CONTINÚA SIGUIENTE TRATADO..... 

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderón@casadeoracióncr.com

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad desalvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en elLIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008