EL CHISME ES UN PECADO

¿Qué debemos hacer cuando nos hallamos presos en las garras de ese gigante llamado chisme? Primero, tratarlo como un pecado. No hay que decir: "Bueno, parece que he adquirido un mal hábito. Sería bueno dejarlo. Voy a procurar dejarlo." En lugar de eso, hay que encararlo honestamente, y tratarlo como pecado, como es.

¿Qué es lo que haces con el pecado? La Biblia dice que hay que confesarlo Una de las razones por las cuales continuamos hiriendo a otros con nuestros chismes es que nunca hemos considerado al chisme como un pecado. Por tanto, hay que decir: "Señor, yo soy un chismoso; eso es lo que soy. Soy, pura y sencillamente, un chismoso." Cuando empezamos a considerarlo un pecado, Dios puede ayudarnos. 1ª Juan 1:9 dice: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad."

La segunda cosa que debemos hacer con el pecado del chisme es abandonarlo. Proverbios 28:13 dice: "El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia." No solamente debemos llamar pecado al chisme y confesarlo, sino que debemos apartarnos de él y pedir a Dios misericordia, de modo de no continuar pecando en esa manera.

Entonces, cuando rendimos nuestra voluntad a Cristo, El puede cumplir Su voluntad en nosotros. Filipenses 2:13 dice: "Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad." Cuando le entregamos a Dios  nuestra voluntad, El cambia nuestra conducta. Debemos decirle: "Señor, por la gracia de Dios, no voy a ser ya más esa clase de persona, ni a hacer tal y tal cosa. Ya no voy a ser la clase de persona que hiere a la gente por las cosas que dice. Por tu gracia, Señor, y con tu ayuda, no voy a continuar haciéndolo." Ríndele tu voluntad a Dios.

Cuando oímos un chisme acerca de nosotros mismos, nos damos cuenta de que puede ser un gigante muy difícil de vencer. Nos lastima, y nos puede dejar amargados.

Debemos enfrentarlo con honestidad delante de Dios , y no permitir que nos derrote o que nos amargue la vida, haciéndonos perder amigos. Debemos aceptar lo que es verdad, y desechar el resto. Debemos ser capaces de decir: "Bueno, después de todo, lo que dicen es verdad, y lo mejor que puedo hacer es tratar de componerme;" o si no, "Lo que dicen no es cierto, y por la gracia de Dios , seguiré adelante, viviendo delante de Dios ."

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén