EL CHISMOSO

El chisme tiene la ambigüedad que lo hace parecer creíble y no permite distinguir la mentira que lleva implícita. El rumor lleva una coherencia en su estructura que, justamente, lo hace más creíble. Viene acompañado de un número de pruebas que lo hacen más consistente. Cuando la información es escasa, importante o atractiva, aparecen los rumores. El grupo de personas intenta reconstruir lo sucedido; cuanto más piezas falten, tanto mejor para la imaginación y la interpretación.

Jean Kapferer cuenta, en su excelente libro sobre los rumores, sobre un chino del siglo III a.C. que no encontraba su hacha. Sospechaba de un vecino (quien se la habría robado), y decidió observar sus movimientos. Su aspecto, notó, era el de un típico ladrón de hachas, las palabras que decía no podían ser sino las de un ladrón de hachas. Sus actitudes y comportamiento lo delataban como un hombre que había robado un hacha. Sin embargo, sucedió que, cuando este chino se puso a remover la tierra, dio, de pronto, con el hacha. Cuando, al día siguiente, volvió a mirar a su vecino, no quedaba nada en él, ni en su aspecto, ni en su conducta, que lo hiciera pensar que era un ladrón de hachas.

LOS TIPOS DE RUMORES: 1-Rumores sigilosos: Son los que toman cuerpo lentamente. 2- Rumores impetuosos: Son los que se extienden tipo pólvora: generalmente estos son los rumores más frecuentes en nuestras iglesias, la velocidad con la que van es sorprendente. La información hay que trasmitirla rápido ya que, si no, con el tiempo perderá su valor "seductor", los chismes del pasado no interesan tanto como los frescos. 3- Rumores sumergidos: Son los que aparecen y se extinguen periódicamente.

El chismoso. Es alguien que trata de agradar a otros alternativamente. Busca el placer de ser escuchado atentamente. Busca prestigio, por eso comenta las noticias que le llegan. Como no tolera hablar de sí mismo, busca hablar de otros, periódicamente. No tolera el silencio, por eso, es importante para él hablar de algo, y qué mejor, piensa, QUE HABLAR DE OTROS. 

La Biblia dice: Eclesiastés 5,3. 6-7 “Porque de las muchas ocupaciones vienen los sueños, y de la multitud de palabras la voz del necio. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni delante del ángel digas que fue por ignorancia. ¿Por qué hacer que Dios se enoje a causa de tus palabras y destruya la obra de tus manos? 7 Pues, donde abundan los sueños abundan también las vanidades y las muchas palabras. Pero tú, teme a Dios.“

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén