EL INCIENSO QUE DIOS PROHIBE ·1

El Espíritu Santo, el martes 1 de enero del 2008, a través de la profeta Sara dijo: “Pérez Zeledón es su tierra por la deben de luchar a diario. Porque esos dioses van a ir cayendo, ese estado de sequedad va a ser quitado, prácticas que ensucian y que llevan un destino de muerte van a ser paradas, porque mi anuncio, mi Palabra va a llegar, porque se van a podar las plantas y se va a quitar el matapalo que las estaba envolviendo. Hay una mujer que se llama Cristina, que tiene el poder de la fascinación y pasan los días y con el humo confunde y hace a muchos presos. Porque ella trabaja con la madera y las brazas y ustedes van a llegar a descubrir y a borrar esa historia. Porque mi unción va a aplacar, porque ella está ensuciando y así como el humo sube y toma altura, no solo ensucia la tierra sino contamina por medio del aire.

Creo que este humo que sube y contamina es el incienso, que es una preparación de resinas aromáticas vegetales, a las que a menudo se añaden aceites esenciales de origen animal o vegetal, de forma que al arder desprenda un humo fragante con fines  religiosos, terapéuticos o estéticos. Este término incienso  se refiere tanto a la sustancia que se quema como al humo que  te produce.  En el pasado, las sociedades china y japonesa usaron el incienso como parte integral de la adoración de deidades hindúes.

“A LOS DIOSES les encantan las fragancias.” Así rezaba un dicho popular" de los antiguos egipcios, para quienes el incienso estaba muy relacionado con la adoración. Creyendo que los dioses se encontraban cerca, lo quemaban todos los días en sus templos y altares domésticos, e incluso al efectuar transacciones comerciales. Otras naciones tenían costumbres similares.

El Incienso ha sido utilizado por  diversas religiones para quemar en altares y templos. Este aceite lo usan especialmente para la meditación y la oración. Le atribuyen poseer especiales efectos de profundización en la respiración, y dicen que la inhalación del Incienso lleva a un estado de calma interior que da lugar a la elevación de la conciencia hacia estados más elevados.

Las distintas culturas le dieron además desde lo terapéutico, diferentes usos: Los chinos lo utilizaban en el tratamiento de la lepra, como así también de llagas infectadas. En la India es desde siempre un efectivo tratamiento para el reumatismo. El antiguo Egipto lo veneraba como elemento principal.... Continúa siguiente tratado..  

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén