Donar

JESÚS SANA A LA SUEGRA DE PEDRO

Número 178

ImprimirCompatir por email

Jesús no fue un teórico que se dedicó únicamente a predicar. San Marcos, en su capítulo primero, presenta los pasos de una jornada de evangelización de Jesús. Jesús predica en la sinagoga de Cafarnaum. El poder de su palabra es tan grande que alguien, dominado por las fuerzas del mal, siente el impacto de Dios, se revuelve, se contorsiona. Jesús lo libera. Luego Jesús pasa a platicar con sus amigos en la casa de Pedro. La suegra de Pedro está en cama con fiebre. Jesús la toma de la mano y la levanta.

Se corre la noticia de la presencia de Jesús y de sus curaciones. Multitud de enfermos acuden a la casa de Pedro. Expresamente el Evangelio hace constar que el Señor curó a "todos" los enfermos que llegaron.

Luego Jesús se retira a orar a un lugar solitario. Hacia la madrugada, antes de iniciar una nueva jornada de evangelización, los apóstoles tienen que buscar a Jesús. Lo encuentran orando en un lugar apartado.

JESÚS CONTRA LA ENFERMEDAD: Alguien escribió que a Jesús, en el Evangelio, o se le encuentra sanando o dirigiéndose a curar a algún enfermo. De esta manera se quiere hacer resaltar la grandísima importancia que Jesús le dio, en la evangelización, a la curación de los enfermos.

Con frecuencia se escucha a personas que dicen: " Dios me envió esta enfermedad ". esta frase no tiene nada de cristianismo. Dios no envía enfermedades. Dios es Padre amoroso. Dios es el bien absoluto. Dios - por motivos misteriosos- permite que el mal del mundo se nos acerque y nos toque. No es él quien nos envía el mal.

El Señor llega a la casa de Pedro ( Mateo 8,14). Como la cosa más natural, los apóstoles le piden a Jesús que ayude a la suegra de Pedro, que está con fiebre guardando cama . El Señor la toma de la mano y la levanta curada. Pedro aprendió la lección de Jesús. Más tarde (Hechos 3,6-7), vemos a Pedro que encuentra a un tullido en la puerta del templo. Pedro repite el gesto de Jesús; toma al tullido de la mano y lo levanta curado. La iglesia es la que tiene que " aprender" a repetir los los gestos de Jesús. Los seguidores de Jesús deben aprender a levantar a los enfermos.

La suegra de Pedro, apenas quedó curada, se puso a servir a sus huéspedes. Todo cristiano es alguien que ha sido levantado del mal y, por eso mismo, se siente en la obligación de levantar a otros de la misma manera que Jesús lo hizo en su ministerio terrenal.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo