¡NIÑOS, VENID A SANTA CLAUS!

Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias (Filipenses 4:6). Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os  abrirá (Mateo 7:7).

Jesús no solo quiere que la gente ore a Él, sino que también contesta sus oraciones y les da las cosas buenas que buscan. Estamos seguros que tenemos un abogado para con el Padre, y que el Jesús resucitado nos sirve como el gran SUMO Sacerdote, y siempre vivirá para interceder por nosotros.

Aún así cada año hombres y mujeres, muchos de ellos nacidos de nuevo y miembros de una iglesia, se dirigen al centro comercial y hacen fila para presentar sus peticiones a un impostor. Han dado rienda suelta a los deseos de su corazón y dan a conocer sus peticiones a un impostor escondido detrás de una barba falsa. ¡Qué tragedia!

“Mas Jesús llamándolos, dijo: Dejad los niños venir a mí, y no los impidáis; porque de tales es el reino de Dios (Lucas 18:16). Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dice: El que recibiere en mi nombre uno de los tales niños, a mí recibe; y el que a mí recibe, no me recibe a mí, mas al que me envió (Marcos 9:36-37).

Hay pocas imágenes más hermosas que aquella donde Dios manifestado en la carne sentado en una gran silla cargando a niños adorables e inocentes en sus brazos. Jesús estaba tan emocionado de tener esos niños en Sus brazos como ellos de estar allí. Por otro lado, observe a Santa llamando a los niños para que vengan a sus brazos, sentándolos en sus rodillas, regocijándose por un breve momento de oración. Como el propio Señor, este impostor reprenderá duramente a aquellos que prohíban a los pequeños acercarse a él. Nos escandalizamos al leer acerca de los paganos que sacrifican sus hijos a sus ídolos, A SANTA CLAUS.

Miles de paganos hacen fila para llevar a sus hijos  a los brazos de aquel que saben es una mentira. En nuestra generación la misma escena se repite cada diciembre. Alguien ha tomado el lugar de Jesús en el corazón de los niños y niñas. Pregunte a los niños que están parados en esa fila ¿por qué están allí? le responderán que tienen fe que Santa escuchará y responderá sus oraciones, que les concederá las peticiones que depositan en él. Si usted le dice a un promedio de niños y niñas que asisten a la escuela Dominical que Jesús viene, no les asombrará , pero dígales en los primeros días de diciembre que Santa Claus viene y mire sus caras iluminarse.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén