NAVIDAD: ÈPOCA DE MENTIRAS

Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a JEHOVÁ Dios de Israel. (Josué 24:23).

La promoción de regalos y el dinero que prestan los bancos, culminan con el derroche de dinero y deudas. Para muchos el significado de la Navidad es comprar, enviar tarjetas, planificar fiestas, decorar sus casas, poner el arbolito de Navidad y comprar muchos regales. Es lamentable que para muchos la Navidad sin este movimiento comercial no fuera igual.

No se trata de ignorar del nacimiento de Jesús, que por cierto no nació en esta fecha; pero si en realidad quieren criar cristianos de 365 días y no solo de navidades, rompan con lo que el mundo hace.

Jesús dijo; "dejad venid los niños a mi y no se lo impidáis…" hoy nosotros como padres le somos de impedimentos a nuestros hijos con las mentiras que les enseñamos acerca de la navidad y de Santa Claus, Papa Noe o los Tres Reyes Magos.

Le otorgamos a Santa Claus poderes divinos que (Omnipresencia) con nuestras mentiras admitiendo que al mismo tiempo puede estar repartiendo regalos en todo lugar. ¿Cómo esperamos que un niño valore y aprecie lo que significa la navidad si se le dice que de portarse bien, recibirá regalos en Navidad, sean de Santa Claus, Papa Noel o los Reyes Magos.

Hay quienes dicen que para contrarrestar esto se les debe decir que los regalos se los trae el "niño Dios", pero esto no creo que ayude mucho, y sobre todo, no es Bíblico, pues los regalos se los llevaron los "sabios de oriente" a Jesús, no al revés y con esto estamos fomentando un mundo de mentirosos, es por tanto que como padre no nos podemos molestar cuando nuestros hijos nos digan mentiras si los primeros en hacerlo somos nosotros a ellos.

Los padres que les cuentan a sus hijos el mito de Santa Claus están poniendo en peligro su credibilidad delante de sus hijos. Cuando ellos le preguntan: "¿Puede Santa verme realmente a través de estas paredes?" y mas aun pueden perder su relación con Dios por causa de las mentiras.

Lo peor de todo esto es que aun en las escuelas o colegios "cristianos" este ejercicio pagano también se practica poniendo en duda la integridad y la veracidad de los ministros a cargos de estas aulas. Si usted enseña a sus hijos el mito de Santa Claus, está construyendo sobre mentiras.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén