CALEB BUSCA ESPOSO PASAR SU HIJA.

"Luego atacaron la ciudad de Debir, que antes se llamaba Quiriat-séfer. 12 Y Caleb prometió que al que conquistara Debir le daría por esposa a su hija Acsa. 13 El que la conquistó fue Otoniel, hijo de Quenaz, hermano menor de Caleb; entonces Caleb le dio por esposa a su hija Acsa" (Jueces 1,11-13).

¿Te gustaría que tu padre te usara como premio de un concurso? A primera vista la historia de Acsa es una barbaridad. Su padre la regala como premio al soldado que conquista una ciudad para el pueblo de Israel. ¡Que vida tendría Acsa con tal comienzo de matrimonio!

Pero eso es precisamente lo que buscaba su padre, Caleb. Caleb era un hombre fuerte y valiente, hombre de mucha fe y perseverancia, compañero de guerra con Josué, líder de Israel en sus campañas para conquistar la tierra prometida. Y como padre amoroso, conocía que ese mismo espíritu emprendedor, conquistador, vivía en su hija Acsa. Caleb quería un esposo fuerte y valiente para su hija, para que no dominara ella en el matrimonio, sino que ella fuera ayuda idónea para un hombre que valiera la pena. ¿Como lo haría? Poniendo una prueba para los pretendientes quienes aspiraban ser yerno del gran líder y heredar su autoridad. Y así fue, su sobrino Otoniel conquistó la ciudad y ganó el derecho de casarse con una guerrera poderosa.

Y de regalo de bodas, ¿que es lo que pidió Acsa? Fue con su padre, se desmontó de su burro, y le dijo, "Padre, me has dado tierras, ahora dame los pozos que necesito." Caleb le dio los nacimientos de aguas en la parte alta y baja, abundante provisión de agua.

Mujeres de promesa, guerreras del Señor, buscan un hombre valiente, digno de las promesas y retos que Dios ha puesto en tu corazón. Y cuando El te da terreno, tu campo de acción y ministerio, pídele abundante provisión de agua - los recursos espirituales que necesitarás para trabajar tu tierra.

Madres y padres en Israel, no se conforman con un cualquier para su hija, si es una mujer valiente y tiene llamado de Dios para misiones. Ayúdala a esperar y buscar ese joven con visión y carácter, digno de que su hija derrame todo sus habilidades y dones para juntos servir al quien les llamó.

Hombres de fe y valor, no se fijan en una cara bonita, buscan hijas de Caleb, mujeres que tienen visión, y saben pedir provisión de aguas. Ella será un refrigerio en tu vida, una compañera en la guerra espiritual, madres de hijos valientes, y cuando tu seas juez y líder en Israel, una mujer adornada de gracia y bendición a tu lado.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén