RENCOR

"Con el carbón se hacen brasas, con la leña se prende fuego, y con un pendenciero se inician los pleitos. Los chismes son como ricos bocados: se deslizan hasta las entrañas. Como baño de plata sobre vasija de barro son los labios zalameros de un corazón malvado. El que odia se esconde tras sus palabras, pero en lo íntimo alberga perfidia. No le creas, aunque te hable con dulzura, porque su corazón rebosa de abominaciones, tal vez disimule con engaños su odio, pero en la asamblea se descubrirá su maldad". Proverbios 26:21-26.

El pendenciero ama echar leña al fuego, parece que le gusta ver el infierno inflamado con furor y por ello no tiene mejor pasatiempo que regar carbones encendidos en la paja seca de los indiferentes, sabe que ellos arderán al primer contacto. Puede parecer pasatiempo grato e intrascendente el murmurar y escuchar murmuraciones; pero lo dicho penetra y se queda bien grabado, pronto para retornar a la memoria con efectos desastrosos, como dije al principio parecería pasar inadvertido un chisme, pero si el que lo recibe esta seco, éste arderá y seguirá buscando a otros secos que quieran arder con él. Las palabras del que murmura son golosinas que bajan hasta lo hondo del vientre, el chismoso es vasija de barro recubierta con loza, sabe disimular la tosquedad de su corazón, mientras que por fuera es agradable, por dentro medita engaños, por eso Dios nos advierte, aunque suavice la voz, no le creas, que lleva dentro siete abominaciones, aunque encubra el odio con disimulo su maldad se descubrirá.

El chisme, la palabra no dicha abiertamente, el disimulo es el odio no declarado, el que la practica cree que encubriendo será mas efectivo, ¿Cómo escapar de esta traición sin caer en el resentimiento o el terror?

El sabio nos da la salida: "El que cava una fosa caerá en ella, el que rueda una piedra le caerá encima" Proverbios 26:27.

El que provoca todo esto odio, el que promueve la división, el que alienta la traición recibirá el daño, la piedra que ha rodado le caerá con el escarmiento de Dios, pero tú hombre, mujer de Dios, puedes caminar seguro como un león. "El malvado huye sin que lo persigan, el honrado va seguro como un león" Proverbios 28:1.

Dios premiará tu temor a él y tu búsqueda por buscar la paz, él saldrá en tu defensa, no tengas miedo, él está contigo.

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: [email protected]

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén