Martillo sois para mí, y armas de guerra 2

Continuación del tratado 1795

y que no se mantenga en pie..... Yo no quiero que hayan asperezas ni rencores en el ambiente. Porque así como una gripe es contagiosa, lo que envía el enemigo también se contagia. Yo quiero que acepten mi ayuda, que dejen sus asuntos en mis manos y que usen sus voces para ir abriendo...... no quiero corazones lesionados, porque son mis amigos...... No deben de pensar que lo que están tratando de solucionar son tonterías,...... En este momento no están como en un tour, ustedes están como en una lucha. Pero no pueden permitir que les roben ni siquiera las hojas de una planta. Deben de proteger todo, porque no saben cuando van a hacer uso de eso que les querían arrebatar...... Pero si alguno dice quiero ganar y no lucha, al final no sentirá esa satisfacción personal.

El MIÉRCOLES 15 DE AGOSTO, el Señor dijo: "no quiero que tengan interferencias,...... Han sentido que en estos días no han visto la luz del sol, y es porque sobre ustedes se ha montado como un gran bosque, y por más que miren hacia arriba no ven la luz".

Como usted nota, nos encontramos en Guerra Espiritual, a la cual, según el concepto del Mazo que nos ha dado el Señor para guerrear, la denominamos: OPERACIÓN: "Martillo sois para mí, y armas de guerra" - Jeremías 51,20.

Cuando el Señor habla de ASPEREZAS, quiere decir que en estos días, el enemigo nos va a atacar por cuestiones tales como: -Falta de afabilidad en el trato. -Desapacibilidad. -Carencia de amabilidad y consideración. -Propensión a la irritación. -Inclemencia, tempestuosidad. -Sin compasión, -Sin sensibilidad a las heridas que se provocan. -Abrupto. -Contestar con palabras hirientes. -Brusquedad. -Violencia, crueldad, terquedad, obstinación. -Dureza.

Cuando el Espíritu Santo habla de RENCORES EN EL AMBIENTE, se refiere a asuntos como: Resentimiento. -Odio. -Aborrecimiento. -Rabia. -Tirria (antipatía injustificada o irracional hacia alguien). -Rechazo. -Saña. -Fobia. -Repugnancia. -Repulsión.

Hay otras cosas por las cuales el demonio quiere atacar a la Iglesia: Caminos peligrosos. -Dolor. -Recriminarse. -Tibieza. -Confusión. -Sacar cosas del pasado. Hechizos. Miedo. Ira. Ataque personal. Ataque Ministerial. Frialdad. Botar a la Iglesia,......

Continúa siguiente Tratado

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén