SANADOS POR SU BOCA

PROVERBIOS 18,21 dice: "La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos".

El camino número uno por el cual una maldición puede llegar a su vida y bloquear sus bendiciones está en las palabras que usted expresa a sí mismo y a otros. Las palabras pueden liberar las promesas de Dios, las palabras pueden bloquear las promesas de Dios. Existe una fuerza creativa detrás de las palabras que expresamos.

Leemos en Mateo 9,27-29: "Pasando Jesús por allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! Y llegado a la casa, vinieron a Él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos le dijeron: Sí, Señor. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho".

Cuando los dos hombres ciegos le pidieron a Jesús un milagro de sanidad, Jesús dijo: "Conforme a vuestra fe sea hecho" (Mateo 9,29). Nótese que Jesús dijo: "Conforme a vuestra fe os sea hecho". ¿Qué es la fe? : " Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11,1). Las palabras de vida no son simplemente una confesión positiva o supersticiosa. No se trata de decir mágicamente "abracadabra, patas de cabra" y sáname Señor. Es la certeza de que el Señor me sanará. Cuando dijeron: "Sí, Señor", ellos estaban convencidos de que serían sanos. Sigue diciendo el evangelio: "Y los ojos de ellos fueron abiertos" (Mateo 9,30).

Muchas veces se utiliza la palabra esperanza. Usamos esta palabra todo el tiempo. Yo espero levantar eso. Yo espero conseguir ese nuevo empleo. Yo espero que el examen del médico salga positivo. Cuando usamos la palabra esperar, nos estamos dando una oportunidad mitad y mitad. "Quizás sucederá, quizás no".

Volviendo a Hebreos 11,1 recordamos: "Ahora la fe es la garantía de las cosas que se esperan"" (Nueva Versión Internacional). Garantía significa "propiedad, confianza, seguridad" Cuando los ciegos vinieron a Jesús y le pidieron que los sanara, Él les respondió con una pregunta: ¿Creéis que yo puedo hacer esto? (Mateo 9,28). Por supuesto que la respuesta de ellos fue, "Si, Señor". Sí tu palabra de vida está llena de fe, entonces esta será la llave que abre tus bendiciones. Recuerde esto: ¡Tu fe es la clave para alcanzar todo lo que esperas!

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén