Donar

LUCHA CONTRA SATANÁS

Número 1763

ImprimirCompatir por email Versión paginada

Satanás sabe que su fin está cerca y está defendiendo la última trinchera antes de que todo termine en el Armagedón. La Biblia describe nuestra lucha contra el diablo como guerra. Y creo que la razón para esto es muy clara. Estamos enfrascados en una lucha a muerte. Nuestra lucha espiritual tiene consecuencias eternas. Puede ser la diferencias entre cielo e infierno para millones de personas. La guerra no es un juego.

El apóstol Pablo enseñó a los cristianos a librar batallas en contra del maligno:"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes." (Efesios 6:10-18). Este pasaje nos enseña que nuestra batalla es contra fuerzas espirituales de maldad en el mundo.

Una de las mayores necesidades de la Iglesia de hoy es la defensa contra ese mal llamado demonio. El mal es un agente efectivo, un ser viviente, espiritual, pervertido y pervertidor, una terrible realidad. ¡Rechazar la existencia de tal realidad es contrario a la enseñanza de la Biblia!

Al demonio, el enemigo, se le conoce como Lucifer, que quiere decir lucero o estrella de la aurora (Isaías 14), como el príncipe de las potestades del aire, comandante de miles de ángeles rebeldes (Efesios 2:2 y 6:10), como Beelzebú, el príncipe de los demonios (Mateo12;24 ), como mariscal sobre millones de espíritus inmundos que plagan la tierra (Lucas 11:24). Esencialmente, es "el dios de este mundo" (2 Corintios 4:4 ).

La Biblia se refiere al archienemigo de nuestras almas por varios nombres y papeles. En Apocalipsis 12: 9-10, se le identifica con cinco nombres: el dragón, la serpiente, el diablo, Satanás, y el acusador de nuestros hermanos. También se le llama el príncipe de este mundo, el mentiroso, el ladrón, el asesino y el padre de las mentiras. Los dos nombres más comunes que se le aplican son Satanás y diablo. Satanás quiere decir adversario, el que resiste o se opone. ¿Y a quién resiste Satanás? ¿A quién se opone? Resiste y se opone a Dios y a todo el plan de Dios. Diablo quiere decir acusador, el que nos acusa día y noche. Dios no acusa, solo el diablo acusa.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

orreo electrónico: mcalderón@casadeoracióncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema
Busca tratados con contenidos similares

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo