¡JESÚS, GRACIAS!

Con frecuencia nos olvidamos de ver nuestras circunstancias a través de los ojos del agradecimiento. Estaba leyendo sobre la ciudad subterránea en la que los primeros cristianos tuvieron que esconderse en cavernas subterráneas para protegerse de aquellos hombres sin piedad que los estaban esperando para matarles. Era impresionante la escena: oscuras cuevas de esta ciudad subterránea, tenebrosos túneles y habitaciones de piedra en los que a veces tenían que agacharse para andar entre estos húmedos y oscuros pasadizos. Los primeros cristianos sufrieron muchísimo por su fe.

"Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos á cuchillo; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; De los cuales el mundo no era digno; perdidos por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aprobados por testimonio de la fe, no recibieron la promesa..." (Hebreos 11:37-39). Ellos vivían a plenitud esta palabra: "Estad siempre gozosos. Dad gracias en todo;.. " (I Tesalonicenses 5:16-18)

Agradece a Dios por tu hogar - Si actualmente tienes un hogar, luz del sol y un lugar blando en el  que depositar tu cabeza, alégrate en gran manera y sé agradecido. Hay millones que no tienen tanta dicha. Los primeros Cristianos vivían meses seguidos bajo tierra sin la luz del sol. Su cama era una piedra.

Agradece a Dios por la gloria eterna de tus circunstancias - Si ahora mismo estas atravesando dificultades, sé muy agradecido por tener una oportunidad de darle la vuelta a tus circunstancias a través de la alabanza y el agradecimiento. No importa la profundidad de la dificultad, Dios te puede bendecir cuando le das gracias a Él en los momentos difíciles.

Agradece a Dios por cualquier libertad que tengas para compartir el evangelio. Si tú tienes libertad para compartir las buenas nuevas de Jesús a aquellos que te rodean, ten sumo gozo y sé agradecido. Hay millones que sufren la posibilidad de prisión, perdida de su familia o muerte por compartir su fe.

"Dios sonríe cuando le alabamos y le agradecemos de forma continua. Pocas cosas sientan mejor que recibir alabanza y agradecimiento genuinos de otra persona. A Dios le encanta también el agradecimiento.

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén