CONTÉNTESE CON LO QUE DIOS LE DA

Cuenta una historia que una madre y su hijo vivían en un bosque. Un día en que salieron los sorprendió un tornado.

La madre se aferró y trató de tomar con fuerza a su hijo. Pero los remolinos de viento lo elevaron al cielo. Y desapareció.

La mujer comenzó a llorar y a orar: "Señor, por favor, ¡devuélveme a mi hijo! Él es todo lo que tengo. Haría cualquier cosa por no perderlo. Si lo traes de vuelta te serviré todos mis días".

De pronto el muchacho cayó del cielo, exactamente a los pies de la mujer.... un poco despeinado pero sano y salvo.

La madre peinó con regocijo al muchacho. Entonces se detuvo por un momento, miró al cielo, y dijo: " Pero, Señor, él tenía sombrero".

La Biblia dice: " No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos" (Filipenses 4,6).

"Estad siempre gozosos..... Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios.....en Cristo Jesús" (I Tesalonicenses 5:16-18).

No es fácil ser agradecido en toda circunstancia. Pero cuando elegimos darle gracias a Dios en medio de las dificultades, esto derrota a las fuerzas de la oscuridad en el ámbito espiritual. Cuando agradecemos a Dios por cada don que nos da incluso si las cosas están malas, el enemigo pierde la batalla contra nosotros. Se queda parado en su camino. Él no puede hacer prosperar sus acusaciones contra nosotros cuando andamos en el poder de una vida agradecida. Hay una forma de ver la vida desde la perspectiva de la eternidad. No estoy diciendo que esto sea fácil o que ignoremos las grandes tragedias de la vida.

La Biblia dice: "Ustedes han aceptado a Jesucristo como su dueño y Señor. Por eso, deben vivir como a él le agrada. Tal como se les enseñó, confíen cada vez más en él, y vivan obedeciendo sus enseñanzas para ser cada vez mejores, y den siempre gracias a Dios" (Filipenses 4,6-7).

Te animo a ser agradecido por cada bendición de Dios en tu vida. Es de gran significado para Dios el que en medio de grandes pruebas, podamos ser agradecidos en cada circunstancia. ¿Nos sentimos contentos cuando disfrutamos de la provisión de Dios para satisfacer nuestras necesidades?

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén