UN CRISTIANO QUE NO OBEDECE NI SE COMPROMETE

Isaías 52,1-2 dice: "1Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion; vístete tu ropa hermosa, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más vendrá a ti incircunciso ni inmundo. 2Sacúdete del polvo; levántate y siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion".

Satanás trae ataduras a Sion para enseñorear y llevar al pueblo injustamente a donde el le da la gana. El cristiano atado no puede obedecer a la iglesia porque no obedece al Señor.

El Señor está hablando a su amada Sion, a su pueblo que liberó de Egipto, Dios le dice "Suelta las ataduras de tu cuello cautiva de Sion" parece contradicción porque si es la ciudad que El liberó ¿por qué dice que suelte las ataduras de su cuello? La posesión demoníaca no es la única operación del Diablo en contra de nosotros. El problema con nosotros los cristianos es que creemos que lo único que Satanás hace es posesión demoníaca, el Diablo puede atar a un hombre o mujer de Dios y moverlo a donde él quiera.

En Isaías 52:4 dice que las ataduras vienen por la influencia de Egipto, que es sinónimo del mundo: "Porque así dijo Jehová el Señor: Mi pueblo descendió a Egipto en tiempo pasado, para morar allá, y el asirio lo cautivó sin razón". La influencia del mundo ha causado que ataduras lleguen a las iglesias. Hay cosas que no nos permiten ejercer lo que queremos hacer.

Una de las características de una iglesia atada es que al predicar la visión ninguno se levanta a echar mano al arado. La Biblia dice que Sion fue sacada de Egipto por el Señor pero que a pesar de eso tenía lazos en su cuello y estaba en cautiverio porque su contacto con el mundo la hizo atarse. La excusa número 1 que se nos da para no evangelizar no es que estén endemoniados, la excusa es que tiene mucho trabajo, que no tienen tiempo, que no tienen carro. Cuando el cristiano es verdaderamente libre lo primero que quiere hacer es testificar de Cristo, cuando el Gadareno fue libre inmediatamente quería predicar a Cristo: "Cuando Jesús estaba subiendo a la barca, el hombre que ahora estaba sano le rogó que lo dejara ir con él (Marcos 5,18).

Muchos a pesar de que escuchan la voz del Pastor no pueden obedecer porque a pesar de que aman a Cristo tienen ataduras en el cuello y cuando quieren hacer voluntad de Dios, la opresión llega y prefieren dar la espalda a la visión para no sentirse oprimidos.

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén