BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN.

LA BIBLIA DICE: " BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN , PORQUE ELLOS RECIBIRÁN CONSOLACIÓN ". ( Mateo 5,4).

Jesús, con esta exclamación no quiso insinuar o prometer una bendición especial a " niños que lloran mucho " o las " hermanitas que gimequean " o a los que padecen trastornos emocionales. La palabra llorar significa " sentir dolor profundo, demostrar una grande preocupación o sentir pena por algún mal existente ". Hay tres clases de llanto, que creo, pueden enmarcarse en estas palabras de nuestro Señor Jesucristo:

1) EL LLANTO DE LA INSUFICIENCIA: Lo vemos en Jeremías, el profeta llorón que se afligió no simplemente por él , sino por un mundo descarriado y perdido. Dijo: ¡ Ojalá fueran mis ojos como un manantial, como un torrente de lágrimas, para llorar día y noche por los muertos de mi pueblo ! ¡ Ojalá tuviera yo en el desierto un lugar donde vivir, para irme lejos de mi pueblo ! ( Jeremías 9,1-2). Aquí el profeta expresa el deseo de alejarse de una sociedad moralmente corrompida, que avanza hacia su propia ruina (Salmo 55, 6-9). El profeta se lamenta con amargura de tener que anunciar la palabra de Dios a un pueblo que se niega a escucharla y se siente como impulsado a desistir de su misión ( Jeremías 20,7-10). Pero el Señor no le permite seguir ese camino fácil: debe mantenerse fiel a su misión, a pesar del sufrimento que ella le produce. ( Jeremías 15,20-21). 2) EL LLANTO DEL AMOR: " Cuando llegó cerca de Jerusalén, al ver la ciudad, Jesús lloró por ella, diciendo: "¡Si en este día tú también entendieras lo que puede darte paz ! Pero ahora eso te está escondido y no puedes verlo. Pues van a venir días malos, en que tus enemigos harán un muro alrededor, y te rodearán y atacarán por todos lados, y te destruirán por completo. Matarán a tus habitantes, y no dejarán en ti ni una piedra sobre otra, porque no reconociste el momento en que Dios vino a visitarte ". (Lucas 19, 41- 44). Jerusalén rechaza la visita del gran Embajador del Cielo. Jerusalén no ha aprovechado el día de su gran oportunidad. Lamentablemente, la ciudad no conoció el tiempo de la visitación de Cristo.

Jesucristo te está visitando hoy con este tratado. Jesucristo está visitando las casas de esta ciudad por medio de su Palabra. Dios llama urgente e insistentemente a las puertas de tu corazón. No desaproveche la oportunidad que Dios te da. 3) EL ARREPENTIMIENTO EN LLANTO: Joel 2, 12 dice: " Pero ahora - lo afirma el Señor-, vuélvanse a mí de todo corazón. ¡ Ayunen, griten y lloren !. La Palabra de Dios dice: " Por eso, vuélvanse ustedes a Dios y conviértanse, para que él les borre sus pecados". (Hechos 3,19). La parte que te corresponde es ARREPENTIRTE. Dios hará el resto. " Todas las cosas serán hechas nuevas" (2 Corintios 5,17).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración