EL DIABLO ESTÁ ENOJADO

"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo" (1 Pedro 5,8-9).

Si eres miembro del cuerpo de Cristo, prepárate para enfrentar a un diablo enojado. Quizás no quieras pensarlo ni aceptarlo - pero si has determinado seguir a Jesús con todo tu corazón, Satanás te ha marcado para destrucción. Y él va a inundar tu vida con toda clase de problemas.

El apóstol Pedro advierte: "Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración" (1 Pedro 4:7). En otras palabras, el está diciendo: Este no es el tiempo de tranquilidad. Tienes que estar sobrio mentalmente en los asuntos espirituales. Es cuestión de vida o muerte.

¿Por qué la necesidad de estar sobrio? El final está cerca - y nuestro enemigo ha aumentado el fuego. Nos está buscando como león, escondiéndose en la hierba, esperando la oportunidad para saltar. Él quiere devorarnos - absolutamente destruir nuestra fe en Cristo.

Algunos cristianos dicen que no debemos hablar acerca del diablo, que es mejor que lo ignoremos. Otros tratan de negar su existencia. Por ejemplo, teólogos liberales discuten que no hay diablo, ni infierno, ni cielo.

Pero el enemigo de nuestras almas no va simplemente a desaparecer. Pocas figuras bíblicas han sido identificadas tan clara y extensivamente. Es descrito como Lucifer, Satanás, diablo, engañador, estorbador, maligno, usurpador, impostor, acusador, devorador, dios de este mundo, gobernador de las tinieblas, serpiente antigua.

Satanás ha dirigido su ira contra la iglesia de Jesucristo. Y ha reservado su peor ira para los creyentes que guardan los mandamientos de Dios y confían en él. El diablo sabe que esta guerra es su última oportunidad, porque sólo queda un corto tiempo antes del regreso de Cristo por su novia.

Por lo tanto, la guerra de Satanás contra la iglesia es la más intensa de todas. Él quiere ganar lo que perdió con Cristo - así que no se detendrá ante nada por destruir la fe de su novia. Esto significa que va a usar todas sus armas contra nosotros - toda sutileza, y engaños.

Autor: Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén