SOLTANDO LAS CORREAS DE LOS ZAPATOS ·10

CONTINUACIÓN DE LOS TRATADOS 1753 HASTA 1761...            En el Evangelio de Marcos 12,41-44 leemos: (v. 41)" Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho". Jesús, sentado frente al arca de las ofrendas en el templo de Jerusalén, observó la forma CÓMO el pueblo daba. Note que no dice que Jesús examinaba CUÁNTO daban, sino CÓMO ofrendaban.

El texto dice que "muchos ricos echaban mucho". No reciben ninguna alabanza de parte del Señor. Una "viuda pobre" echó dos blancas (la moneda más pequeña que circulaba en aquella época) y Jesús, conmovido, llama a sus discípulos, y les explica que esta mujer ha dado más que TODOS los que han ofrendado en esa arca. Jesús dice que esta mujer ha dado " todo lo que tenía, todo su sustento".

La viuda sembró en medio de su pobreza y necesidad. Yo no creo que Dios permitió que ella se muriera de hambre al día siguiente. Satanás va a moverse cuando hay escasez, para poner temor en el corazón y, tratar de que en lugar de sembrar las semillas que traerán bendición y cantos de alegría, nos las comamos.

Tenga la certeza de que Dios proveerá una oportunidad para que actuemos en fe y obediencia, para que sembremos en Su reino y él pueda darnos una abundante cosecha.

No toda semilla posee el mismo valor. No es igual dar "de lo que nos sobra" que dar de aquello que necesitamos.

El rey David, el hombre que según las Escrituras "era conforme al corazón de Dios" dijo una vez: "...porque no ofreceré a Jehová, mi Dios, holocaustos que no me cuesten nada" (2 Samuel 24,24).

Hay semilla que es preciosa porque los hijos de Dios la han plantado con grandes sacrificios, en medio de su escasez, como en el caso de la viuda que hemos analizado.

Este Sábado 12 de mayo, te invito, a participar no sólo del Acto Profético de soltar las correas de tus zapatos, sino también a traer tu semilla. Debes tener claro que una semilla no es el diezmo, sino una ofrenda de amor que vas a sembrar para que Dios libere algo que está atado en tu vida. Trae tu semilla a la Iglesia y ten la seguridad, que Dios llenará tu corazón de alegría.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén