SOLTANDO LAS CORREAS DE LOS ZAPATOS ·9

CONTINUACIÓN DE LOS TRATADOS 1753 HASTA 1760... No pongas en garantía otra cosa más que lo que estás comprando.

En el Salmo 126:5-6 leemos: 5-6: "Las lágrimas que derramamos cuando sembramos la semilla se volverán cantos de alegría cuando cosechemos el trigo". La Versión Reina Varela 1995 dice: "Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla, pero al volver vendrá con regocijo trayendo sus gavillas".

Esta es una Palabra extraordinaria. Habla de sembrar una preciosa semilla y podremos ver como salir del cautiverio.

En Gálatas 6,7 leemos: "No crean ustedes que pueden engañar a Dios. Cada uno cosechará lo que haya sembrado". Este principio que expone el apóstol Pablo es tan sencillo que hasta un niño puede entenderlo. Usted cosechará el mismo tipo de cosas que sembró. Si plantó maíz sería tonto esperar una cosecha de papas. Si sembró frijoles, bajo ninguna circunstancia, podrá cosechar café. ¿Qué dijo el apóstol Pablo? Que para recoger bendición en las finanzas, no lo voy a lograr sembrando oración, ayuno, alabanzas, buena voluntad, sino sembrando semillas de dinero.

¿Qué pensaría usted de un hermano que ha plantado una finca con árboles de mango y le pide a usted que ore y ayune con él para obtener una cosecha de plátanos? Posiblemente, usted oraría. Pero para que el Señor lo sane de su cabecita. Y luego saldría corriendo de allí.

Si alguien tiene una finca y jamás ha plantado allí una semilla, puede alabar y danzar durante meses sobre ese terreno, puede traer a hermanos en la fe para que unjan el terreno, puede recitar la Biblia entera, y le aseguro que nunca, jamás levantará cosecha alguna en ese lugar.

¿Por qué la Biblia habla de preciosa semilla? Si el cajero de un banco tiene en sus manos un puñado de billetes de diez dólares, para él no existe ninguna diferencia. Todos poseen el mismo valor. Pero, si en la ofrenda de la iglesia hay un puñado de billetes de diez dólares, cada uno posee un valor diferente a los ojos de Dios. No representa el mismo valor espiritual el billete de diez dólares ofrendado por una persona que posee un millón en su cuenta bancaria, que el billete ofrendado sacrificialmente por alguien que sólo posee veinte dólares para todas sus necesidades.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén