SOLTANDO LAS CORREAS DE LOS ZAPATOS ·7

CONTINUACIÓN DE LOS TRATADOS 1753 AL 1758. .... hizo volver de la cautividad a Sión, fuimos como los que sueñan. Entonces nuestra boca se llenó de risa y nuestra lengua de alabanza. Entonces decían entre las naciones: «¡Grandes cosas ha hecho Jehová con estos!» ¡Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros! ¡Estamos alegres!".

Hasta que uno sale de una cautividad, vuelve a soñar. Cuando la cautividad se va, los sueños regresan. Dios no quiere gente cautiva, sino gente soñadora. Los hombres nacimos para vencer los tropiezos que el diablo nos ponga y tener sueños de superación.

Los cautivos no sueñan. Cuando te metes en las drogas, en fornicaciones, en pornografía, en adulterio, en tinieblas, cuando das tu vida a la esclavitud de algo o de alguien, dejas de soñar.

Cuando la gente que se empieza a esclavizar con deudas millonarias ya no sueña, tiene miedo. Piensa que le pueden quitar la casa o el carro. Eso no es soñar, es vivir una pesadilla. No puede ser un sueño temer. Ningún esclavo sueña. Cuida tus sueños y no te esclavices. Sólo la gente libre puede soñar.

Una de las cautividades o servidumbres que más daño está causando a la prosperidad financiera, es sin duda alguna, LA DEUDA. Las deudas se han convertido en un problema del que muchas personas no logran salir. " Compre ahora y pague después", es la declaración tentadora, incitante y deslumbrante que nos pone constantemente delante la sociedad de consumo en la que vivimos. El gancho está en "disfrútelo desde ahora mismo, mientras que lo va pagando; no espere hasta tener todo el dinero en la mano".

No podemos concebir la sociedad actual sin el crédito, todo está montado sobre él. Hay un proverbio chino que dice: " Aquel que se monta a lomos de un tigre, difícilmente puede bajarse de él". Y cuando vemos a tantas familias que nunca pueden terminar de salir de sus deudas, es como si estuvieran montadas a lomos de un tigre.

Si tienes deudas, es posible que estés buscando la forma de liberarte de la presión y el acoso de tus acreedores. Usted no está realmente libre cuando tiene deudas. Está en la Biblia, Proverbios 22:7: "El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta". Continúa Tratado 1760

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén