SOLTANDO LAS CORREAS DE LOS ZAPATOS ·2

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1753.  Nuestras palabras y acciones tienen un impacto en el terreno celestial; lo cual, posteriormente, causan un impacto en la esfera natural.

Cuando hacemos algo o decimos algo que Dios quiere llevar a cabo, entonces nos convertimos en sus voceros, en sus canales. Es importante establecer claramente, es decir, tener certeza, que para hacer efectiva una declaración, ésta debe contener palabras ordenadas por Dios. Isaías 55,11 dice: "así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para lo cual la envié".

Dios va a llevar a cabo aquello que está en su mente y en su corazón; por lo tanto, cuando Él dice que hagamos algo se traducirá en bendición, porque es Él quien lo ha dicho.

Cuando somos guiados a hacer un Acto Profético, tenemos que considerar dos cosas: 1- SER OBEDIENTES AL SEÑOR: Algunas veces, Dios nos dirá que hagamos cosas que parecen tontas para nuestra mente, y aún así, tenemos que aprender a obedecer. 2- ACTUAR EN FE: El Acto Profético debe ser hecho con fe y convicción, dejándonos llevar por lo que Dios nos dice que hagamos.

En Éxodo 14,21 leemos: "Moisés extendió su mano mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirara por medio de un recio viento oriental que sopló toda aquella noche. Así se secó el mar y las aguas quedaron divididas".

En esta acción profética vemos la MANO DE MOISÉS. El ejemplo del Acto Profético se da cuando Moisés extiende su mano sobre el mar Rojo. ¿Por qué tuvo que extender la mano? Porque Dios se lo dijo. Esta acción simbolizaba la autoridad extendida sobre el Mar Rojo. Si no se hubiese extendido la mano sobre el mar, no se hubiese dividido. Lo que Dios estaba diciendo era: " yo quiero que se haga un acto profético, el cual me dé permiso y me libere, para llevar a cabo mi plan".

Otra Acción Profética es cuando MOISÉS GOLPEA LA ROCA. Éxodo 17,6 dice: "He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel".

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén