LOCOS POR CRISTO

En Hechos 17,6 leemos: "Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá;..".

Permíteme hacerte una pregunta. ¿Deseas en realidad cambiar al mundo? Puede que estés pensando. Por supuesto que quiero, pero soy una persona bastante común.

Quiero que considere algo. Dos mil años atrás un grupo de comunes creyentes, dirigidos por doce comunes hombres, armados únicamente con el mensaje del Evangelio, trastornaron el mundo por completo. Este era un grupo relativamente pequeño de creyentes que comenzaron a reunirse en un cuarto oscuro de un segundo piso. Ellos carecían de todas las ventajas que disfrutamos hoy. Ellos no tenían medios de comunicación masivos, tecnología de computadoras y satélite. Ellos no tenían la habilidad o posibilidad de publicar sus materiales Y sin embargo, la iglesia que estos cristianos fundaron juntos en ese aposento alto, no sólo sobrevivió sino que floreció.

Mientras eran atacados espiritual y físicamente, este pequeño grupo de hombres y mujeres esparcieron el mensaje de la salvación al extranjero e hicieron incontables milagros en el nombre de Dios. Desde toda perspectiva; espiritual, histórica y política, ellos dejaron al mundo como un lugar diferente a como lo encontraron.

¿Por qué trastornaron el mundo? Sencillamente vivieron sus vidas cristianas de acuerdo a lo que Jesús dejó. Si usted quiere trastornar el mundo, viva según el Evangelio. El poder del Evangelio revolucionó vidas, cruzó todas las barreras sociales, abrió las puertas de las cárceles, despertó un genuino interés entre las personas y motivó adoración a Dios.

La expresión "trastornan al mundo", no era un cumplido. De hecho, era una acusación y crítica. Dondequiera que los discípulos predicaban el evangelio de Cristo, ellos perturbaban lo normal. Ellos cambiaron la manera en que las personas vivían la religión, a Dios, la política, la iglesia y las relaciones personales. Por esto, el mejor cumplido que la iglesia de hoy día pudiera recibir, es que los cristianos estamos enloqueciendo a este mundo. Y si no se nos acusa de esto, lo más probable es que estemos actuando de acuerdo a los principios de este mundo y no según las normas de Cristo.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén