EL DEMONIO APIS ·3

Continuación de los Tratados 1732 y1733...........Este es un tiempo de discipulado en el cual debemos desarrollarnos como cristianos maduros y líderes responsables de la Iglesia del Señor. Estos son días para creer que el Señor está madurando, discipulando al pueblo que usará para Su gran Visitación. El Señor quiere que Sus discípulos se identifiquen como con una etiqueta, que dice: "No son frágiles", "Son macizos", "Tienen derechos", "No se arruinan con un aguacero", "Soportan el sol de medio día", "Ninguno puede andar descalzo", "NO quiero que se sientan pocos", "Es necesario subir en ascensor o escalera".

3. Deben de seguir aunque haya lodo y los zapatos queden atascados. Son días para tomar ventaja del enemigo. EL Señor quiere una Iglesia que esté en comunión con él de sol a sol. No sólo cuando va al culto. Se debe de tener certeza que el Señor está jalando todos los trineos, y que la Iglesia camina hacia el sol que es su voluntad. Se debe confesar que ya viene el verano, vienen los pastos verdes, se pueden sentir los vientos corriendo. Creo que debemos pedir al Señor que nos proteja con sus ángeles, es un tiempo de ayunar, es un tiempo para tener bien puesto el calzado de la paz, no hay razón para sentirse en soledad si él Señor está a nuestro lado, todos los días, hasta el fin de los tiempos. Es un tiempo de espera y madurez, es un tiempo de dar, de transferir aunque no haya nada, es un tiempo de esperanza pues Dios todo lo tiene bajo control.

4- Todo este proceso tiene una gran enseñanza. Creo que este es un tiempo de organización de la Iglesia. Pablo instruyó a Tito en como organizar y guiar las iglesias. Además, el Señor está quebrando cadenas de Satanás, porque lo que estaba con llave, ya no lo va a estar más. La Iglesia debe estar caliente, porque el Señor tiene muchas responsabilidades que darle. La Iglesia debe ser enseñada en estos días, enseñanza que debe penetrar los oídos. Esta enseñanza va a abrigar al pueblo del Señor, va a impedir que se enfríe.

Pablo demanda orden en la Iglesia y vida recta, en una isla conocida por su pereza, glotonería, mentira y maldad. Los cristianos deben ser disciplinados como individuos y ordenados como Iglesia. Necesitamos obedecer este mensaje en nuestros días cuando la disciplina no es tomada en cuenta o recompensada por nuestra sociedad. Debemos vivir en armonía, en paz, y ser ejemplos vivientes de nuestra fe en la sociedad.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén