Donar

LA PODEROSA ARMA DEL AYUNO ·1

Número 1715

ImprimirCompatir por email Versión paginada

Continuación de los tratados 1713 y 1714. "Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia, no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas". (II Corintios 10:3-4).

De todas las poderosas armas espirituales que Dios ha dado a su pueblo la más descuidada y a veces olvidada en la Iglesia hoy es la poderosa arma del ayuno. Muy pocos cristianos se dan cuenta del tremendo impacto que tiene el ayuno en el terreno espiritual. Otros no ven la necesidad y rechazan disciplinar sus vidas, a someter los apetitos de sus cuerpos en completa sumisión a Dios en tiempos de ayuno y oración.

Como discípulo del Señor, usted debe usar su arma del ayuno. Es una parte vital de su equipo como soldado... sin ella, usted no está completamente equipado y preparado para la batalla. A través del ayuno: - ¡Naciones enteras han sido liberadas del enemigo! - ¡Naciones enteras se han vuelto a Dios! - ¡Hombres han cambiado la mente de Dios y han advertido el juicio divino!

Jesús reconoció el tremendo poder del ayuno.

Antes de que Él comenzara Su ministerio, Él fue llevado por el Espíritu al desierto en donde no comió nada por 40 días.

Durante este tiempo, Jesús ayunó como un símbolo de consagración y de apartarse un tiempo para hacer la obra que Dios le había dado. Fue un símbolo de Su humildad y total dependencia de Dios como la fuente de Su fortaleza. Fue un símbolo de recibir la dirección y revelación de Dios en relación a Su voluntad y el propósito de Su vida. Fue un símbolo de preparación para enfrentar y derrotar al enemigo. Este es el único registro durante Su ministerio en donde se dice que Jesús ayunó.

Los judíos tenían que ayunar por Ley durante el Día de la Expiación (Levítico 26:27), y a ayunar cuatro veces al año para conmemorar los cuatro principales eventos relacionados con la destrucción de Jerusalén. (Zacarías 8:19) 1) En el décimo mes para conmemorar el comienzo de la siega. (II Reyes 25: 1) 2) En el cuarto mes para conmemorar la caída de la ciudad. (Jeremías 39:2) 3) En el quinto mes para conmemorar la destrucción de la ciudad y del templo. (II Reyes 25:8-9). 4) En el séptimo mes para conmemorar el asesinato.. Continúa siguiente tratado

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderón@casadeoracióncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema
Busca tratados con contenidos similares

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo