EL SEXO PROHIBIDO

En Efesios 5,1-8 leemos: "Pero fornicación y toda inmundicia, ..... ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; .....Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo,...... tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos".

La palabra traducida fornicación ciertamente significa la relación sexual entre dos personas que no están casadas; sin embargo, se extiende para incluir todo tipo de inmoralidad sexual: fornicación, adulterio (con una persona o mixto- en matrimonios), pornografía, cibersexo, masturbación, voyeurismo, homosexualidad, pedofilia, necrofilia, bestialismo, etc.

En cuanto al sexo, el diablo ha hecho un formidable trabajo respecto a confundir el tema y echarle la culpa a Dios que es muy suya. Muchos jóvenes tienen a Dios como un ser malintencionado, anticuado, aguafiestas que aborrece el sexo y siempre castiga a los que se atreven a disfrutarlo. Satanás, por otro lado, aparece como el bueno. "Si es agradable, hazlo", es su lema. "Disfruta el sexo. Adelante.....es divertido".

El sexo no es malo y Dios no se opone a todas las relaciones sexuales coitales. Esta es una de las más grandes mentiras de Satanás. Desde el mismo principio, Dios creó el sexo para que sus criaturas lo disfrutaran y le dio un sello de aprobación. Dice Génesis 2,24: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne".

El asunto es que el sexo no es bueno para todo el mundo. Aquí es donde tienes que tener mucho cuidado con la astucia del viejo diablo. El está a punto de hacerte caer.

En su infinito amor y sabiduría, Dios creó el sexo para que las parejas casadas lo disfrutaran. Para ellos, es un acto bendito y bello que fortalece su matrimonio y los lazos de unión entre ellos. Pero Dios no creó el sexo para las parejas que no están casadas. Para ellas es mortal física y espiritualmente.

Si usted desobedece las leyes de Dios en cuanto al sexo, el diablo se ocupará de que vayas descendiendo por la escalera del infierno y ardas eternamente en el Lago de fuego. Dios no quiere que esto sucede. Pero su Palabra es irrevocable.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén