AYUNO DE ARREPENTIMIENTO

Continuación de los tratados 1713 al 1721. En el sexto día de ayuno, Dios nos permite ver Su misericordia a través del ayuno de Nínive. Por eso le llamamos AYUNO DE ARREPENTIMIENTO.

Este es un ayuno para aquellos que están camino a la destrucción, al Lago de fuego y azufre. Creemos que si la Iglesia profetiza sobre los tiempos finales, miles, millones de personas se van a arrepentir y escapar de los juicios divinos.

La palabra del profeta fue ésta: "Dentro de cuarenta días Dios va a destruir esta ciudad". Entonces toda le gente de Nínive dejó de hacer lo malo y decidió obedecer sólo a Dios. Y como querían demostrar que deseaban cambiar su manera de vivir, se pusieron ropa de tela áspera y ayunaron. Todos ellos, desde el más rico hasta el más pobre, no comieron nada ese día....... De inmediato el rey de Nínive envió un anuncio a toda la gente de Nínive: "Esta es una orden del rey y de sus ministros: Que nadie coma. Se prohíbe que la gente, las vacas y las ovejas coman o beban"..... Además, les pedimos a todos ustedes que oren a Dios con todas sus fuerzas, que dejen de hacer lo malo, y que ya no peleen ni maltraten a nadie. Si dejamos de hacer lo malo, tal vez a Dios se le pase el enojo, y no nos destruirá". Y al ver que toda la gente de Nínive dejó de hacer lo malo, Dios decidió no destruirlos" (Jonás 3,4- 10).

Que tremenda reacción de un país ante el anuncio de su próxima destrucción. En este ayuno nacional hasta los animales participan.

Dios quiere renovar nuestra iglesia. Dios quiere renovar nuestros ministerios. Dios quiere renovar los pastores de la congregación. Dios quiere renovar los ancianos que gobiernan esta iglesia. Dios quiere renovar cada ministerio. Dios quiere renovar el ministerio de alabanza. Dios quiere poner unción fresca sobre sus vidas. Dios quiere poner unción sobre tu vida. Dios quiere levantar un pueblo lleno del Espíritu Santo, de familias cuyo hogares sean altares donde Dios pueda venir y morar 24 horas al día. Dios quiere destruir los gigantes con los cuales tu has estado peleando durante años y años sin ningún éxito. Dios quiere renovar tu vida. Dios quiere darte la unción que tu necesitas para vivir como Dios quiere que tu vivas.

Hoy, al igual que Nínive, creemos que Dios hará que muchas personas malvadas y duras de corazón, sean tocadas por el poder del ayuno. Nos van a sorprender, pues con su arrepentimiento, la misericordia de Dios prevalecerá en sus vidas.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén