AYUNO CONTRA EUROCLIDÓN

Continuación de los tratados 1713 al 1720. En el quinto día de ayuno, Dios nos ubica en una poderosa tempestad que destroza toda embarcación. Por eso, le llamamos AYUNO CONTRA EUROCLIDÓN.

En HECHOS 27: 2 leemos que el apóstol Pablo, junto con otros presos, eran llevados a Roma para ser juzgados. También en la lista de pasajeros aparecen los nombres de Aristarco y Lucas, los dos compañeros de fatigas del apóstol en anteriores viajes (Hechos 19,29; Filemón 24).

Leemos en HECHOS 27, 9: "Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya PELIGROSA LA NAVEGACIÓN, por haber pasado ya el AYUNO, Pablo les amonestaba". NAVEGACIÓN, ¿Cuál ayuno estaba realizando el apóstol Pablo? El ayuno de la Expiación o del Perdón : " A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová". (Levítico 16, 29).

HECHOS 29,9-10 dice que Pablo advirtió a la tripulación que la navegación no era segura, y que si la navegación continuaba, habría peligro de perder el cargamento y la nave, incluso las vidas de algunas personas a bordo. Cuántas veces el Espíritu Santo advierte sobre peligros hasta de muerte, y la imprudencia o soberbia los hace vivirlos.

Leemos en HECHOS 27, 14 "PERO NO MUCHO DESPUÉS DIO CONTRA LA NAVE UN VIENTO HURACANADO LLAMADO EUROCLIDÓN". Furioso viento del nordeste (Euroclidón) se abatió contra ellos. Este viento huracanado hace que la nave se desvíe de su lugar o del rumbo deseado. Fue imposible luchar contra este huracán, obliga someterse a él, pretende que la nave sea arrasada por el huracán y llevarlos a su rumbo, a su plan , a su propósito. Era tan impactante que su fuerza podía hacerlos volar por los aires.

EUROCLIDÓN ocasionó días de oscuridad, acoso, (v.20); quitó el hambre (v. 21); generó desánimo, temor, miedo, duda (v.22); huir, deseos de saltar de la nave (v.30). Al final, las 276 personas resultaron ilesas (v.44).

En este ayuno de Expiación, Dios nos protegió de la tormenta que destruye a la Iglesia. Situaciones como desobediencia, desánimo, dudas, deseos de abandonar las cosas del Señor, miedo, cayeron en este día.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén