HUELLA GENÉTICA EN GAD ·13

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1705.

Oiga como el hombre de Dios le dice que venda el aceite, pague sus deudas y use el resto para su jubilación: "....Anda, vende el aceite y paga tu deudas, y tú y tus hijos vivid de lo que quede " (2 Reyes 4,7).

Un creyente Gad es aquel que abandona su actitud complaciente y tolerante hacia la falsa doctrina. Son aquellos que asumen una postura recta y valiente contra el engaño y la falsedad. "Dijo Micaías: Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré. Y vino al rey" (2 Crónicas 18,13).

Judas 1,3 dice: " Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos".

Es triste ver en el día de hoy iglesias que guardan silencio con tal de mantener gran número de asistentes y grandes entradas de dinero para financiar sus monumentales presupuestos. Se niegan a denunciar la corrupción de la sociedad en que viven. Corrupción que se encuentra en sus propios escaños, coros y púlpitos. Se toleran condiciones morales que harían parecer el caso de la Iglesia de Corinto un juego de niños. Actúan a la ligera. No imitan al apóstol Pablo cuando denuncia proféticamente el pecado de inmoralidad que se permitía en Corinto: "De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?" (1 Corintios 5,1-2).

Al escribir en ese tono, el apóstol cumplía su responsabilidad profética. Y esa forma de enfrentar los problemas no fue solo en este caso, sino que la mantuvo a lo largo de todo su ministerio y aun hasta el mismo momento de su muerte.

Necesitamos una generación de creyentes que no se resistan a las visiones proféticas que inspira el Espíritu Santo, que no fallen en el cumplimiento de los deseos de Dios. ¿Cuántas veces hemos escuchado: "Dios me dijo que tengo que hacer esto..", tan solo para descubrir meses o años más tarde que la visión naufragó porque los soldados a los que se les encomendó la tarea fracasaron en llevar a cabo el objetivo del Señor?.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén