HUELLA GENÉTICA EN DAN ·11

CONTINUACIÓN TRATADO 1703.     Esto requiere una actitud especial, porque nuestra tendencia natural es decirle al Señor: "Muéstrame tu voluntad y después déjame que decida si la voy a obedecer o no". Se cuenta que un joven elevó a Dios una oración parecida: "Señor, quiero servirte como misionero. Estoy listo a ir a cualquier parte que tú me envíes, con tal que el sueldo sea bueno y el clima agradable". Esta actitud tragicómica se basa en dos falacias: Creer que sabemos mejor que Dios lo que nos conviene y pensar que él no desea nuestra felicidad ni nuestra salvación eterna.

Proverbios 8:11 dice: "Sabiduría es más preciosa que el rubí..y nada que usted desea puede compararse con ella".

Cuando Salomón vino a ser rey, él quiso ser tan grande como su padre David...pero el clímax de su prioridad no fue un reino más grande o complacer a la gente mejor que su padre. Encuentro que el deseo de Salomón no fue tener más riquezas que su padre o ser más conocido que David..El deseo de él fue...ser sabio...y él le pidió sabiduría al Señor.

Salomón sabia que enfrentaría crisis en su reino y tendría que tomar duras y sólidas decisiones- Salomón complació al Señor por pedir sabiduría y no riquezas, porque al pedir sabiduría se estaba capacitando para gobernar al pueblo de Dios de la mejor manera posible.

¿Qué es sabiduría? Sabiduría es lo opuesto a confianza en sí mismo. Sabiduría es tomar decisiones y seguirlas pero confiando plenamente en Dios. En cualquier momento de este día necesito hacer quiebres para consultar con Dios y decirle: "Señor..estás en esto." Señor: Quieres que se haga esto o no". Recibir de él la orientación en la quietud del corazón.

Señor: Hoy no quiero la vanidad de la vida . Hoy no quiero en la carrera desesperada de mi propia avaricia, olvidarme de buscar tu sabiduría. La sabiduría que hoy necesito es más preciosa que el rubí..y ninguna cosa que pueda desear es comparable a ella. Necesito tu sabiduría para tomar las decisiones fuertes que enfrentaré este día. Señor..Hoy quiero tener en mi corazón el mismo sentir de Salomón. No me des riquezas...ni fama....pero dame sabiduría.

Esto es esencial, porque no debemos confiar demasiado en nuestro juicio, que con frecuencia es parcial y limitado: "No te apoyes en tu propia prudencia. No seas sabio en tu propia opinión" (Proverbios 3:5, 7).

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén