HUELLA GENÉTICA EN JUDÁ · 6

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1698. Los reformadores de la iglesia cristiana fueron conocidos por sus predicaciones y enseñanzas polémicas; eran hostiles y fuertes, confrontaban a los sistemas religiosos, desafiaban diferentes maneras de pensar, atacaban el error, la tibieza espiritual y la hipocresía. Ellos se pararon firmes para que la verdad fuera establecida a cualquier costo. Hoy día, nos enfrentamos con los mismos problemas. Por ejemplo, muchos líderes que no creen en la liberación ni en las maldiciones generacionales, ni en las profecías, que niegan lo sobrenatural, el hablar en lenguas, la sanidad divina; sus congregaciones están siendo oprimidas por el diablo, porque ellos no quieren aceptar una verdad, no quieren admitir que están equivocados, y por eso, el pueblo no puede ser libre.

Necesitamos creyentes con un espíritu reformador que se levanten para cambiar estas formas de pensar. Necesitamos una generación embriagada por el Espíritu Santo. Hombres y mujeres que estén dispuestos a ser polémicos, criticados y rechazados por traer y enseñar nuevas verdades. Necesitamos una generación de hombres y mujeres con un carácter sólido y con convicciones sólidas. La verdadera madurez espiritual es probada cuando estamos bajo presión, y es necesario tener un carácter y una convicción firme para traer reformas al cuerpo.

Hay un precio que pagar cuando se es pionero. Ese precio es la crítica, el rechazo, y si queremos ser hombres y mujeres de la generación Judá, tenemos que estar dispuestos a sufrir persecución.

La generación Judá es opuesta a un creyente de mente negativa. Este cristiano teme al ridículo, el sacrificio, el ofrendar para la extensión del Reino de Dios, el orar y ayunar conforme a la Biblia. ¿Quiénes no califican como cristianos Judá? 1- Aquellos con fortalezas o mentes cerradas consigo mismos: "Yo no sirvo". "Yo no puedo llegar a tener éxito en ninguna área". "Yo no soy aceptado". "Yo soy rechazado por todo el mundo". "Yo soy pobre y no tengo dinero". 2- Aquellos con mentalidades, fortalezas o mentes cerradas con los demás: "Todo el mundo es malo". "Todo el mundo quiere herirme". "Pagar mal por mal a otros". "Toda la gente es falsa". "Yo nunca confiaré en nadie". "Todo el mundo quiere aprovecharse de mí". "La gente siempre me traiciona". 3- Fortalezas, mentalidades de cómo vemos a Dios: "Dios es malo y no me ama". "Dios es el culpable de todo lo malo". "Todos los creyentes son falsos". "Mi religión es la verdadera".

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén