HUELLA GENÉTICA EN SIMEÓN Y LEVÍ ·3

El segundo y tercer patriarcas son SIMEÓN Y LEVÍ. La Escritura dice: "(5) »Simeón y Leví son hermanos; armas de maldad son sus armas. (6) En su consejo no entre mi alma, ni mi espíritu se junte en su compañía, porque en su furor mataron hombres y en su temeridad desjarretaron toros. (7) Maldito sea su furor, que fue fiero, y su ira, que fue dura. Yo los apartaré en Jacob, los esparciré en Israel".

SIMEÓN fue el segundo hijo de Jacob y Lea (Génesis 29,33). Juntamente con Leví, castigó severamente a los habitantes de Siquem por la violación de Dina su hermana (Génesis 34). Jacob, al morir y despedirse de sus hijos, expresó un reproche a Simeón y Leví por el crimen que cometieron contra los siquemitas (Génesis 49,5-7). La tribu se vio probablemente absorbida por la de Judá, si se toma en cuenta que la parte que se le dio era solo una comarca tomada del territorio asignado a Judá (Josué 19, 1-9). Se cree que al fin la tribu se extinguió.

Resalta el hecho de que siendo Simeón el segundo de los hijos de Jacob no aparece desempeñando ningún papel protagónico en la historia temprana de Israel. No hubo ningún juez que fuera de esa tribu. Tampoco en el período de la monarquía tuvo papel relevante.

LEVÍ, fue el tercero de los hijos de Jacob con Lea. Es contradictorio su nombre con su carácter, pues está relacionado con un término hebreo que significa "unir". Se lo puso su madre diciendo: "Ahora esta vez se unirá mi marido conmigo" (Génesis 29,34). Los levitas no recibieron territorio como las demás tribus: Números 8,18: " Y he tomado a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel. Números 18, 21-24 dice: “21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. 22Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión, para que no lleven pecado por el cual mueran. 23Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. 24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad”.

Cuando Siquem violó a Dina, hermana de Simeón y Leví (Génesis 34,5), los hermanos de Dina, indignados, se vengaron (Génesis 34,27-29). CONTINÚA SIGUIENTE TRATADO.....

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: [email protected]  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

 Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración
Buscar tratados similares
huella genÉtica simeÓn levÍ ·3