HUELLAS GENÉTICAS EN LOS PATRIARCAS ·1

Todos los cristianos nacidos de nuevo procedemos genéticamente, esto es, espiritualmente, del pueblo de Dios, de las doce tribus de Israel. Dentro del pueblo cristiano hay diferentes tendencias que son heredadas de los patriarcas, por decirlo así. Heredamos rasgos de las huellas genéticas de ellos. Hay tendencias que tienen que ser erradicadas y otras multiplicadas en la Iglesia de Jesucristo.

Así como hay cosas de nuestros padres que debemos cambiar, hay otras que es determinante desarrollar, hay huellas genéticas que deben ser quitadas, literalmente hablando , y otras fortalecidas.

Jacob tuvo doce hijos. De su primera esposa Lea tuvo a Rubén, Simeón, Leví, Judá, , Isacar y Zabulón. También tuvo a su única hija Dina. De Bilha, sierva de Raquel, tuvo a Dan y Neftalí. De Zilpa, sierva de Lea, tuvo a Gad y Aser. Por último, de su esposa favorita, Raquel, tuvo a José y Benjamín. Estos comprendían las doce Tribus de Israel.

Jacob dio una "bendición profética" a sus hijos que representa en grandes rasgos la historia futura de una nación por venir. En su bendición, él vio cómo cada hijo y sus descendientes serían una parte de la nación "redimida." La bendición abraza la historia entera de Israel a partir del tiempo de Jacob hasta su culminación. El destino de la nación yacía en sus vidas, para bien o para mal. En Génesis 49, podemos ver la bendición de poder espiritual que Jacob le da a cada uno de sus hijos. Eran el anuncio de Dios.

Génesis 49, 1-2:" Profecía de Jacob sobre sus hijos 1 [Llamó Jacob a sus hijos, y dijo:"Acercaos y os declararé lo que ha de aconteceros en los días venideros. 2 »Acercaos y oíd, hijos de Jacob; escuchad a vuestro padre Israel".

Quiero que considere lo que implica una o no bendición. El emitir palabras de bendición significaría: 1- Que la otra persona sea santificada. 2- Que el favor de Dios opere siempre en cualquier situación o condición. 3- A esa persona siempre le saldrá todo bien. 4- Hacer feliz o próspero al bendecido. Podríamos decir que bendecir significa traer el bien a una situación, una condición o una persona. Por esta razón, al aplicar las huellas genéticas de los patriarcas en el pueblo creyente, esto generará poder espiritual traducido en bien o en mal.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

 Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén