LA CAÍDA DE DAGÓN ·4

......Continuación tratados 1690,1691 y 1692.....también medio pez, Derceto o Atargatis, a menudo identificadas como ASTARTÉ.

Al contrario de los Baales que, entre los cananitas, eran deidades esencialmente locales, Dagón parece que era considerado por los filisteos como un dios nacional (I Crónicas 10, 10). A él atribuyeron su éxito en la guerra; le dieron gracias con grandes sacrificios, ante él se regocijaron por la captura de Sansón (Jueces 16, 23); a su templo llevaron los trofeos de sus victorias, el Arca (1 Samuel 5, 1, 2), la armadura, y la cabeza de Saúl (1 Samuel 31, 9, 10; I Crónicas 10, 10). Un semi relieve de bronce de trabajo asirio fenicio también sugeriría que Dagón tenía una función prominente en las doctrinas de la muerte y la vida futura.

Sólo conocemos por los autores antiguos que, por razones religiosas, la mayoría de la gente de Siria se abstenía de comer pez, una práctica que uno se inclina relacionar con el culto de un dios pez.

1 Samuel 5,1-12 menciona la caída de este demonio pez, cuando los filisteos se apoderaron del cofre del pacto de Dios y se llevaron a Asdod. Allí lo colocaron en su templo, junto a la estatua del dios Dagón.

Dagón era el dios más importante de los filisteos. Ellos creían que su dios enviaba la lluvia y aseguraba una cosecha abundante. Pero los filisteos, como la mayoría de sus vecinos paganos, adoraban muchos dioses. Mientras más dioses pudieran tener de su lado, más seguros se sentían. Esta era la razón por la cual deseaban el arca. Pero, no hay Dios tan grande como Jehová, y les demostró que su Omnipotencia supera en todo a este demonio pez. Dice la Biblia, versículo 2 que al día siguiente, cuando la gente de Asdod se levantó, encontró a Dagón tirado y de cara al suelo, frente al cofre del pacto de Dios. Enseguida lo levantaron y lo colocaron en su lugar. Al día siguiente (versículo3) sucedió lo mismo, sólo que esta vez la cabeza y las manos de Dagón estaban tiradas a la entrada del templo. Por eso, hasta el día de hoy en Asdod ni los sacerdotes ni los que adoran a Dagón pisan la entrada del templo. Además, como la gente de Asdod había capturado el cofre, Dios los castigó duramente, lo mismo que a los pueblos vecinos. Dios hizo que les salieran tumores, y todos ellos sufrían mucho (versículo 6).

¡Algo ha sucedido en los aires! El Dios del Universo ha decretado juicio contra este grupo idolátrico de adoración a las tinieblas. Los sacos de bendiciones ya no estarán más rotos, porque Jehová lo ha dicho.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén