¿QUÉ ES LA TENTACIÓN?

Santiago 1:13-15 dice: "13Cuando alguno es tentado no diga que es tentado de parte de Dios, porque Dios no puede ser tentado por el mal ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia pasión es atraído y seducido. 15Entonces la pasión, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte".

¿Qué es la tentación en si? la tentación conforme a las Escrituras es un deseo, una atracción de la carne hacia las cosas del mundo a los placeres temporales. Es un deseo que nubla nuestro entendimiento hasta cegarlo, haciéndolo ceder al pecado y poniendo así una agonía y tristeza a nuestro espíritu y una cadena a nuestra alma. Si nos damos cuenta de las consecuencias la única beneficiada es la carne, aparentemente en ese momento así es, pero recordemos que cuando caemos en la tentación segamos las consecuencias trayéndonos a nuestras vidas infinidad de aflicciones, tales como; desánimo, tristeza, actos pecaminosos, codicia, avaricia, mentiras, robo, desobediencia, chismes, celos, lujurias, borracheras, vicios, etc.

Concluyendo así que todos estos actos son los mismos que los frutos de la carne de los cuales habla la Escritura. En Gálatas 5:16-21 leemos: "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne, 17porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais. 18Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley. 19Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, 20idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, 21envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas ". En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios " (Apocalipsis 18:14).

La Tentación es un arma de Satanás, del mundo, y de nuestra propia carne, es muy peligrosa para nuestra vida espiritual, es una barrera o abismo que se antepone en el camino del cristiano hacia la obediencia a Cristo y hacia la salvación de nuestras almas, es una lucha constante en el cristiano, es una atracción hacia la vida pecaminosa que teníamos atrás, es un león rugiente buscando a quien devorar, ya que una vez que es acariciada en el corazón, produce el pecado y este produce la caída y la muerte.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

 Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén