EL ATAQUE DE LAS SERPIENTES. IV PARTE

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1656, 1657 y 1658. 1 Timoteo 2,14). Para Adán fue la elección de ignorar la autoridad de la voz de Dios (Génesis 3,17). Estas dos opciones, el engaño a sí mismo y la soberbia, son dos caras de la misma moneda.

En Isaías 30,6 se nos menciona de una serpiente que vuela: "Profecía sobre las bestias del Neguev: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho". Se utiliza el vocablo saraf y se alude a una "serpiente voladora", frase que quizás indica la velocidad con que la serpiente ataca.

Hay algunas referencias de serpientes como animales mitológicos o a monstruos que infunden terror (Job 26,13: "Su espíritu adornó los cielos; Su mano creó la serpiente tortuosa"; Amós 9,3: "Si se escondieren en la cumbre del Carmelo, allí los buscaré y los tomaré; y aunque se escondieren de delante de mis ojos en lo profundo del mar, allí mandaré a la serpiente y los morderá"; Génesis 1,21: "Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno).

En Isaías 27,1 se llama "serpiente veloz" y "tortuosa" al LEVIATÁN, aquel "dragón que está en el mar". "En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar".

La Biblia habla del poder de los cristianos sobre las serpientes. Los setenta tenían potestad sobre las serpientes: "He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará". (Lucas 10,19); Marcos 16,18: "Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán."; Hechos 28,5: "Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció. 6Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios..".

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén