EL ATAQUE DE LAS SERPIENTES. I PARTE

En la profecía del jueves 25 de enero del 2007, el Espíritu Santo nos dijo a través de la profeta Adriana, que íbamos a ser atacados en el camino por animales salvajes, antes los cuales, los cristianos no debemos mostrarnos cobardes. En los tratados anteriores les hablé del ataque del Oso, quien realmente está zarandeando a nuestra Iglesia; pero hoy, quiero escribir acerca de otro animal que es la serpiente y es, muy peligrosa. El Espíritu Santo dijo al respecto: "Ustedes deben de cuidar muy bien sus pies, para que tampoco pisen SERPIENTES".

Con el término hebreo nahash se hace alusión en la Biblia a distintos tipos de serpiente y culebras, aunque se distinguía entre las que sólo mordían y aquellas que inyectaban veneno, llamando a veces a estas últimas áspid (Naja, cobra). Proverbios 23,32 dice: "Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor".

Se compara a los impíos con el áspid: "Veneno tienen como veneno de serpiente; son como el áspid sordo que cierra su oído" (Salmo 58,4). El Salmo 140,3 dice: "Aguzaron su lengua como la serpiente; veneno de áspid hay debajo de sus labios". En Romanos 3,13 leemos: "Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; su boca está llena de maldición y de amargura".

En el relato de la caída, Satanás aparece personificado en una serpiente que tienta a Eva y la engaña. Como consecuencia viene sobre este animal la maldición de Dios, con una enemistad entre la simiente de la mujer y la simiente : " Esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar" (Génesis 3,1-15). De ahí sale el nombre de serpiente antigua que se atribuye a Satanás (Apocalipsis 12,9;20,2).

La Biblia menciona con frecuencia las características comunes de la serpiente: su veneno (Números 21,6; Deuteronomio 32,24; Salmo 58,4; Proverbios 23,32), la posibilidad de encantarla: "Si muerde la serpiente antes de ser encantada, de nada sirve el encantador". (Eclesiastés 10,11), su vivienda y sus hábitos (Génesis 49,17; Proverbios 30,19; Eclesiastés 10,8 dice: "El que hiciere hoyo caerá en él; y al que aportillare vallado, le morderá la serpiente. En Génesis 3,1-5 la serpiente aparece como el más astuto de los animales: "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho.." (CONTINÚA....)

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén