EL ATAQUE DEL OSO. III PARTE

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1653 Y 1654...

Es símbolo de la ferocidad de ese nuevo imperio. El oso siempre tiene hambre y está dispuesto a devorar carne. El texto dice que se alzaba, sugiriendo despertándose de su descanso para la acción. En su boca tuvo tres costillas entre los dientes, mostrando que ya había devorado a otros reinos. Recibe el mandamiento para devorar más carne. El número tres puede ser un número redondo, o puede simbolizar los reinos de Persia, Media y Lidia bajo Ciro. Le fue dicho, "levántate, devora mucha carne".

El hecho de que David enfrentaba a los osos que atacaban su rebaño era una muestra de valentía (1 Samuel 17,34-37). Así quiere el Espíritu Santo, que Su iglesia enfrente al Oso en estos días.

Dios libra de las garras del oso: "Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso,.." (1 Samuel 17,37), No es con nuestra fuerza que venceremos al Oso, sino con el poder de Dios.

El cuerpo de Cristo necesita empezar a tener comunión con Dios y a desarrollar confianza en su armadura, para tomarla real y literalmente; no de una forma religiosa, sino sabiendo que tenemos un

Cristo viviente, apropiándonos de la realidad de que somos cristianos y que somos pequeños ungidos. Jesús es el gran ungido, pero usted y yo somos pequeños ungidos, y debemos adueñarnos de esa verdad. Ya no somos huesos muertos y secos caminando por ahí, sino que tenemos la vida de Dios; y nuestro deber es creerlo y tomar su autoridad. Somos el cuerpo de Jesucristo, que está acá en la tierra, encargados de confundir las fuerzas del mal. ¡Tenemos un tanque de guerra!

Hay que seguir adelante, porque el Señor nos va a pedir cuentas si no oramos por nuestra familia, si dejamos que el enemigo (el pirata) nos robe el botín o si no realizamos Su plan y Su propósito en nuestra vida. Es necesario tomar la decisión de colocarnos la armadura de Dios y leer Su Palabra, que es nuestra espada; y entonces, con toda autoridad ir y recordarle al diablo la palabra de Dios que dice: " EL Espíritu de Jehová está sobre mí, por lo tanto, vas a soltar a mi familia, vas a soltar lo que es mío, ¡ya basta!"; " tú no vas a venir a robar a mis hijos, tú no vas a robar mi hogar, tú no vas a minar mis finanzas, tú no vas a robar mi ministerio..". Aprópiese de la Palabra y pelee por lo que Dios tiene para usted. Póngase agresivo con el diablo en el nombre de Jesús. 

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén