LA ESPADA DEL ESPÍRITU

EFESIOS 6:17: "..Y LA ESPADA DEL ESPÍRITU QUE ES LA PALABRA DE DIOS".

Una gran realidad acerca de la guerra es que ningún ejército puede vencer con armas defensivas solamente. Un ejército triunfante necesita armas defensivas, pero también necesita tener armas ofensivas. Pero, ¿tenemos armas ofensivas en nuestro arsenal? Nosotros poseemos las dos armas más poderosas que existen en el universo a nuestro alcance. Nosotros poseemos las dos únicas armas que harán retirar al ejército del enemigo del campo de batalla. La Escritura nos dice "y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios." Nuestra primera arma ofensiva es la Palabra de Dios. Esta es la única arma que podemos usar para atacar las líneas del ejército del enemigo. Esta es el arma que tenemos que usar para liberar a todos aquellos que aun están perdidos en este mundo de maldad. En Hebreos 4:12 leemos "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos." La Palabra de Dios es penetrante, la Palabra de Dios es cortante, la Palabra de Dios aclara nuestros pensamientos, y limpia todo nuestro ser. Hermanos, la Palabra de Dios es como una ametralladora en nuestro arsenal.

En SAN JUAN 15:7 Jesús nos dice: "Si permanecéis en mi, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queréis y os será hecho".

La "espada del Espíritu" es definido por Pablo como la Palabra de Dios, escrita por la inspiración e iluminación del Espíritu. Con las enseñanzas de la Biblia somos capaces de defendernos contra cualquier ataque del maligno, y también atacar las enseñanzas falsas que Satanás promueve. El mayor ejemplo de como puede ser usada la Palabra de Dios para vencer a Satanás es el de Jesús mismo en las tentaciones descritas en Mateo 4:1-11. Tres veces Cristo fue tentado por Satanás y cada vez la respuesta de Cristo fue: "Escrito está..." Después de esto, el diablo no pudo seguir atacando a Cristo, ante la Escritura que El le citaba.

Hebreos 4:12 dice que "La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón." Pero para usarla bien, tenemos que meditar en ella todos los días. No puedo ignorar el valor de la Palabra y el poder que tiene para la batalla diaria. Esa Palabra me ayuda y conforta con gran poder.

Pastor Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén