2007: AÑO DE RECUPERAR LO PERDIDO. PARTE 2

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1636.

Esta hambre continuó por siete años, otra vez igual que la del tiempo de Elías; pues, cuando los hombres se endurecen más y más. Dios también calienta más y más el horno de sus juicios.

La bondad que la sunamita había mostrado a Eliseo se ve ahora recompensada por el interés que él se toma ahora por ella en esta época hambre severa. 1. Le avisó del hambre inminente a fin de que proveyese para sí convenientemente, y le aconsejó que se marchara a otro país, pues hallaría abundancia en cualquier otra nación que no fuese Israel : " Habló Eliseo a aquella mujer a cuyo hijo Eliseo había hecho vivir, diciendo: Levántate, vete tú y toda tu casa a vivir donde puedas; porque Jehová ha llamado el hambre, la cual vendrá sobre la tierra por siete años" (versículo 1). 2. La providencia le deparó alojamiento cómodo en tierra de los filisteos, quienes, aunque sometidos por David, no habían sido completamente derrotados:" Entonces la mujer se levantó, e hizo como el varón de Dios le dijo; y se fue ella con su familia, y vivió en tierra de los filisteos siete años" (versículo 2). Parece ser que el hambre fue exclusiva de Israel, mientras que las naciones limítrofes tenían abundancia al mismo tiempo, lo cual demostraba claramente la mano de Dios en el castigo.

La mujer regresó, una vez pasado el tiempo del hambre y, aprovechó para plantear una petición al rey: " Y cuando habían pasado los siete años, la mujer volvió de la tierra de los filisteos; después salió para implorar al rey por su casa y por sus tierras" (versículo 3). Al volver vio que su casa y su hacienda ya no eran suyas, quizás fueron confiscadas oficialmente o usurpadas por los vecinos. Lo cierto es que apeló al rey para que le devolvieran lo suyo.

Dios tiene sus planes y, aunque parece a veces coincidencia, en el Reino de Dios no las hay. Giezi, el criado de Eliseo, estaba brindando testimonio de todas las maravillas que había hecho Eliseo, y mientras él estaba contando al rey cómo había hecho vivir a un muerto, he aquí que la mujer, a cuyo hijo él había hecho vivir, vino para implorar al rey por su casa y por sus tierras. Entonces Giezi le dijo: Rey señor mío, esta es la mujer, y este es su hijo, al cual Eliseo hizo vivir. Ella fue el testimonio viviente que hizo creer al rey en los milagros de Eliseo. Esto le predispuso a conceder a la mujer lo que ella demandaba, ya que ¿quién no estaría dispuesto a conceder un favor a una persona.....CONTINÚA 1638....

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén