LA BENDICIÓN DE LA TINAJA DE BARRO (Parte 3).

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1632 Y 1633....

Le está diciendo a la iglesia que la amistad con el mundo es adulterio. ¿Por qué? Como creyentes, estamos desposados a un solo esposo: Cristo. Un solo esposo es lo legítimo, hablando en lo natural y en lo espiritual. Al aceptar a Cristo quedamos desposados a Él, somos Novia del Cordero. Por tanto, no podemos desposarnos con el mundo porque la Palabra dice, que el príncipe de este mundo es el diablo. Estaríamos desposados a dos esposos si estando en la iglesia también estamos disfrutando de cuanta basura ha tirado el diablo a la tierra.

Todo lo del mundo pasa, mas lo de Cristo permanecerá para siempre. Y lo que es más importante, hay un vuelo celestial que no se nos puede ir. A los que se les vaya este vuelo tendrán que llorar y gritar como jamás lo han hecho en su vida, sabiendo que se les cerró la puerta y les espera el AntiCristo y la Gran Tribulación.

Es necesario meterse esto en el corazón. Estamos aquí en este mundo, pero no somos de aquí. Los pecadores que no quieran venir a Cristo, que se gocen con su mundo y con su diablo, pero nosotros nos gozamos con nuestro Señor Jesucristo que es de arriba. Hablando espiritualmente, no podemos compartir amores con nadie más. Jesucristo es nuestro único novio espiritual por excelencia.

Los que están en adulterio, natural o espiritual, están en pecado. Hay personas que aun predican estando en adulterio. Ministran la Palabra, se salvan las almas y se sanan los enfermos, pero están más perdidos que Judas Iscariote. Judas ministró, echó fuera demonios, sanó enfermos, se salvaron las gentes, sin embargo, se lo llevó el diablo por el pecado de robar (Juan 12,6). Pecado engendra pecado, dice la Palabra. A Judas, el pecado de robar lo llevó a mentir, a traicionar y a suicidarse. Así es la obra del diablo.

El hombre tiene que escoger entre lo pasajero y lo eterno. ¿ Qué ha escogido usted? ¿Lo temporal y pasajero que lo conduce al infierno, o lo eterno que lo conduce al cielo?.......CONTINÚA...........

Máster Pastor Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén