LA BENDICIÓN DE LA TINAJA DE BARRO (Parte 2).

CONTINUACIÓN DEL TRATADO 1632.....

En Apocalipsis 3,10, el Señor dice en forma bien específica, quiénes son los que se van. Dice: "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra".

Viene una hora de prueba; de grande tribulación sobre esta tierra perdida. Caos, confusión y juicios como jamás se han visto antes. Pero hay una promesa: el Señor apartará de este juicio a los que estén guardando la Palabra de Su paciencia. No dice que va a librar a los que pertenecen a esta u otra denominación, sino a los que están cumpliendo Su Palabra.

No importa cuál sea el nombre de su denominación, si usted cumple la Palabra de Dios, volará la cielo en el Rapto de la Iglesia. No es cuestión de la denominación, sino de la obediencia a Su Palabra. En todas las denominaciones evangélicas hay gente obediente a la Palabra. Hay muchas de ellas a las cuales se les llaman frías, y sin embargo, en ellas hay hermanos que están llenos de la bendición de Dios.

El reto que tenemos los creyentes es guardar Su Palabra; esto es estar en Su perfecta voluntad. Debemos vivir de tal modo que con libertad podamos decirle al Señor como dijo Ezequías: "Te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan" ( 2 Reyes 20,3). Entonces el Señor tendrá que decir: "Así, no tengo nada que reprocharte".

"Creer", dentro de su significado básico, significa estar convencido de la realidad de una cosa. Hay muchos que están convencidos, pero no convertidos. Jesús le dijo a los judíos: " Pero ustedes no me creen, porque no me siguen ni me obedecen. Mis seguidores me conocen, y yo también los conozco a ellos. Son como las ovejas, que reconocen la voz de su pastor, y él las conoce a ellas . Mis seguidores me obedecen, y yo les doy vida eterna; nadie me los quitará" (Juan 10,26-27).

El Espíritu Santo está demandando apartarse del mundo. Jesús le dijo a sus discípulos: "Vosotros estáis en el mundo, pero no sois del mundo". El evento profético del RAPTO es inminente. Todo está cumplido. LA TROMPETA ESTÁ A PUNTO DE SONAR. Cristo viene y viene ya.

CONTINÚA EN EL PRÓXIMO TRATADO.......

Máster Pastor Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén