LA LLAVE DE LA VIDA

Dice el Dr. Apóstol Rony Chaves, que el año 2007 será llamado el Año de la Plenitud del Señor : "Seremos llevados a ver plenitud en nuestro llamado y ministerio; disfrutaremos de la plenitud del Señor en la relación conyugal y familiar; seremos llevados a gozar de plenitud financiera. Puertas cerradas se abrirán y murallas de esclavitud financiera caerán ante la adoración del pueblo de Dios; veremos el cumplimiento de profecías anunciadas en toda Su plenitud. Debemos prepararnos para ver a Dios sorprendernos por el rápido y amplio cumplimiento de Sus Palabras. Será un año de gran expansión. Se ensancharán el ministerio hacia la plenitud; nos sentiremos llenos, y completos en Él".

Cuando analizamos lo que Dios está hablando en el mundo entero ¿puede aún existir alguna duda en nuestra mente de que Dios va a provocar un avivamiento en Su pueblo? Dios desea visitar a Su pueblo, Su Palabra nos da una promesa de la visitación del Espíritu Santo. Nuestra responsabilidad ahora, es apropiarnos de Su Palabra para creer lo que dice acerca del avivamiento.

"Manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras" (1 Pedro 2,12).

Viene un mover de Dios en este 2007 como nadie se lo ha imaginado. Milagros financieros, familiares, de salud, ministeriales, etc., estarán presentes durante todo el año. Pero se requiere abrir la puerta. Para abrir la puerta necesitamos utilizar la llave de David, como dice Isaías 22,22 "Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá". Apocalipsis 3,7-8 nos dice: "Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí he puesto una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre".

La llave de David habla de una adoración Davídica, que es la llave para entrar a la presencia de Dios. Es el sacrificio de oración y alabanza la llave que abre los misterios de Dios y permite que Él descienda en medio de nosotros. Debemos orar porque nuestra oración y alabanza sean auténticos, y no sustitutos modernos.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén