2007 ES EL AÑO DEL PROFETA.

Dice el Dr. Apóstol Rony Chaves, que el 2007 es el Año del Profeta. "En los años anteriores Dios nos avisó que usaría a los profetas de manera extraordinaria. Este será el año donde el ministerio del profeta verdaderamente será usado de manera sorprendente para llevar a la iglesia a un nuevo nivel de la unción. La oposición que ha habido en el pasado hacia los profetas y lo profético, caerá. Poderes jezabelíticos y de control de autoridad caerán estrepitosamente ante el Poder de Dios".

Actualmente, profetas, como los mayores y menores del Antiguo Testamento, ya no los hay. Pero, profetas, como los que encontramos en la Biblia y que sin haber dejado algo escrito, están considerados en ella como tales, si los encontramos. Son llamados así los cristianos que han recibido de Dios el don de profecía. Él los constituye como nos dice Efesios 4: 11, para que perfeccionen a los santos, para la edificación del cuerpo de Cristo, que es su iglesia (Efesios 4: 12), hasta que lleguemos a ser varones perfectos (Efesios 4: 13), ya no fluctuantes como niños que creamos cualquier doctrina que nos enseñen hombres engañadores (Efesios 4: 14).

Los profetas actuales son aquellos cristianos que al recibir de Dios el don de profecía, están en capacidad de poder interpretar Su Palabra.

Para esto nos sirve el don de profecía, para entender lo que Dios nos quiere decir en su palabra y que algunos no la entienden y que por no entenderla manifiestan que son "misterios". El deseo de Dios es que todos entiendan Su Palabra. De qué nos serviría la Biblia si no fuera posible entenderla. Dios quiere que la entendamos para obedecerla y salvar el alma. Depende de nosotros que crezcamos cada día más en obediencia. Esta es la función que desempeñan los profetas actuales, la de interpretar correctamente la palabra de Dios, para enseñar a los que no la entienden (niños espirituales), para llegar a entender no solo lo que Dios nos dice sino también lo que nos quiere decir.

Pienso que lo dicho, con el respaldo bíblico correspondiente, es suficiente para desechar de nuestra mente la creencia de que los profetas fueron cosa del pasado, y que ahora profetas ya no existen. Con esta creencia lo hacemos a Dios mentiroso, pues su Palabra no pasará jamás. Decir que tal o cual cosa de la Biblia ya no es para ahora, significa decir que la palabra de Dios ya pasó, que ya murió. Esto constituye blasfemia.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

 Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén