TRES POSICIONES EVANGÉLICAS SOBRE LA NAVIDAD.

"No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta" (Romanos 12:2).

La celebración de la navidad ha traído consigo una diversidad de opiniones. El asunto esta claro, existe una desaprobación total a esta celebración. ¿Pero que sucede con congregaciones cristiano-evangélicas?. Existen por lo menos tres posiciones claramente establecidas por diversas denominaciones.

La primera de ellas confiere una total aceptación a la tradición que hasta el día de hoy ha prevalecido en el mundo acerca de esta celebración. A este sector de congregaciones lo podríamos llamar "liberal" (Fríos) por el seguimiento que le da a este acontecimiento, así, sin más preocupación o meditación en él. Dentro de este marco encontramos a todos los miembros totalmente involucrados en la celebración, incluyendo todos sus elementos tradicionales como son: Santa Claus, piñatas, pesebres con todos sus elementos, intercambio de regalos, árboles y adornos navideños en la decoración, etc.  

A continuación contamos con un segundo sector de congregaciones quienes sostienen que la navidad no cuenta con un fundamento bíblico lo suficientemente sólido para mantenerse dentro de esa línea. "Pero que dicha celebración presenta muchos aspectos positivos que facilitan la predicación del evangelio; la gente está más dispuesta a escuchar el plan de salvación a causa del ambiente de amor que impera en esas fechas" -dicen. En cuanto a los elementos decorativos y ceremoniales que son utilizados, muestran una especie de indiferencia compartida entre todos ellos. Algunos podrán hacer uso de elementos navideños, o prescindir de ellos por completo; no les afecta ni les beneficia en nada. A este sector le podríamos llamar "Moderados" (Tibios).

Por último tenemos a quienes como nosotros (los santos nacidos de nuevo), nos negamos, terminantemente, a participar de una celebración que no cuenta con respaldo bíblico alguno. No hay ningún aspecto que sea válido para aceptar y participar de tales festejos. Los elementos antes mencionados tienen un origen pagano. La Biblia nos prohíbe imitar las costumbres paganas de los pueblos que nos rodean. Este sector de congregaciones podría ser llamado "Ortodoxo" (fieles a la fe cristiana original y apostólica).

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén