EL DEBER DE GANAR ALMAS PARA CRISTO.

Leamos en el libro de Romanos lo que Pablo nos dice sobre el evangelismo. " ..Yo soy servidor y apóstol de Jesucristo porque Dios me eligió para anunciar las buenas noticias que él tiene para nosotros" (1,1). "Esas buenas noticias nos dicen que su hijo Jesucristo vino al mundo como descendiente del rey David. Jesucristo murió, pero Dios lo resucitó con el poder de su Espíritu, y con eso demostró que Jesucristo es el poderoso Hijo de Dios. Jesús me demostró su amor y me eligió para que le sirva como apóstol, pues quiere que todo el mundo le obedezca y crea en él" (1,2-5). "Yo sirvo a Dios anunciando las buenas noticias acerca de su Hijo, y lo hago de todo corazón" (1,9). "..tengo que anunciar esta buena noticia a todo el mundo, no importa que sepan mucho o no sepan nada, ni que sean humildes o importantes" (1,14-15). " No me da vergüenza anunciar esta buena noticia. Gracias al poder de Dios, todos los que la escuchan y creen en Jesucristo son salvados" (1, 16).

En 1 Corintios nos sigue hablando Pablo sobre el evangelismo: "Yo no anuncio la buena noticia de Cristo para sentirme importante. Lo hago porque Dios así me lo ordenó. ¡ Y pobre de mí si no lo hago! (9,16). " Yo no puedo esperar que se me pague por anunciar la buena noticia, pues se me preguntó si quería hacerlo; ¡se me ordenó hacerlo!" (9,17) " Y todo esto lo hago porque amo la buena noticia, y porque quiero participar de sus buenos resultados" (9,23).

Cuando recuerdo una estadística del Instituto Moody, en la cual dice que solamente el dos por ciento de los cristianos han guiado a una persona a Jesús; me pregunto si sentimos al igual que Pablo, ese llamado de anunciar la buena noticia de Cristo.

Recuerde que la gran comisión que Jesús nos dejó es clara: " Y les dijo: - Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura". (Marcos 16,15).

Nótese que Jesús usa la palabra "id". Hay muchos creyentes que están cómodos y no quieren ir, pero esto no es si queremos o no, esto es un mandato. Dios no nos tiene en la iglesia para calentar una banca, ni para danzar solamente; tampoco para nuestra comodidad, sino para que salgamos a ganar almas en su nombre.

Es responsabilidad de todo creyente librar a los perdidos. Tenemos que hablarles del Señor, para que sean liberados de la muerte.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén