EL EJÉRCITO QUE DESCUBRIRÁ LOS TESOROS ESCONDIDOS.

En las últimas décadas se ha venido dando un mover extraordinario del Espíritu Santo. Un mover de tan poderosa magnitud que será el que llevará a la Iglesia a su máxima expresión de Gloria. Un mover que desatará la lluvia tardía; un mover que será, sin duda, el que vestirá a la novia del Cordero de su resplandor de santidad y pureza. Que la dejará engalanada de oro y piedras preciosas, que son las acciones justas de los santos procedentes del Trono de Dios. Un mover que levantará al victorioso ejército de Dios en tal potencia de la manifestación del Espíritu Santo que someterá a todos los enemigos de Jesucristo bajo el estrado de sus pies.

Dios está levantando al pueblo para que esté alerta, a fin de desatar sobre ellos un espíritu de militancia espiritual, para demoler en los cielos las fortalezas del diablo. En estos postreros días habrá terremoto tras terremoto, por que hay ya un ejército que crece de día en día, un ejército investido de poder y del conocimiento de Dios, lo cual está sacudiendo, removiendo y demoliendo los cimientos infernales en las regiones celestes. Isaías 45, 2 dice: " Yo avanzaré delante de ti y convertiré los montes en llanuras; romperé los portones de bronce y haré pedazos sus barras de hierro".

Es el tiempo para penetrar en las cámaras secretas de Dios para escuchar de forma clara y cristalina su voz, revelándonos sus secretos ocultos y maravillosos. Como está escrito en el libro del profeta Isaías 45,3: "Yo te daré tesoros escondidos que tengo en lugares secretos. Así sabrás que yo soy Dios, el único Dios de Israel".

La Biblia nos dice en 1 Corintos 2,10, quien nos mostrará todos esos secretos ocultos y maravillosos: " Dios nos dio a conocer todo esto por medio de su Espíritu, porque el Espíritu de Dios lo examina todo, hasta los secretos más profundos de Dios ".

Cristo viene pronto y es necesario que su amada sea alistada. Es necesario que la iglesia sea levantada para reconocer la voz de su Esposo. La Iglesia que ha despertado alaba, diciendo: " La voz de mi amado se oye ya" (Cantares 2,8). Este es un tiempo en el que Dios quiere hablar a su pueblo para preparar el momento de su venida. Dios está levantando hombres y mujeres que muchos escucharán. Su voz será escuchada en medio del desierto, que es la desolación y la derrota en que millones de creyentes viven actualmente.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén