ANGUSTIA

En este día, estoy convencido que el Espíritu Santo animará   a alguna persona que está viviendo una situación de mucha aflicción, semejante a la que vivió el salmista. El Salmo 102, 1-1 dice: " Jehová, escucha mi oración, Y llegue a ti mi clamor. No escondas de mí tu rostro en el día de mi angustia; Inclina a mí tu oído; Apresúrate a responderme el día que te invocare".

El título del salmo es «Oración del que sufre». Es, pues, una oración puesta en las manos de los afligidos.

El salmista ruega humildemente a Dios que tome nota de su aflicción y de la súplica que le dirige en su aflicción (vv. 1,2): «Llegue a ti mi clamor y, con él, mi alma.» Si oramos con fe, con fe podemos decir a Dios: «Señor, escucha mi oración; escúchala y contéstala; otórgame el alivio que necesito y busco en el día de mi angustia

Se lamenta del estado al que ha sido reducido por su aflicción. Nótense los símiles que emplea para presentar de manera vivida su condición: (A) "La vida es como el humo y se me escapa" (v.3.), como un enfermo consumido por la fiebre. (B) Así que sus huesos (su cuerpo) arden de dolor; pues parecen carbones encendidos" (v. 3b). (C) Su corazón está afligido (v. 4), (D) Estas angustias le han quitado el apetito (v. 4b): «ni ganas de comer tiene.» (E) Al estar mal nutrido, se ha quedado en la piel y los huesos (v. 5,). (F) Como todos los afectados de melancolía, buscaba la soledad como el pelícano (v. 6), ave solitaria, sombría y austera. (G) Se ve a sí mismo como buho entre ruinas (v. 6b). :«Los árabes llaman al buho "madre de las ruinas", porque hace su casa en lugares desolados y edificios abandonados.» (H) Se desvela y gime como gorrión solitario (v. 7), que ha perdido a su pareja y queda triste en el tejado de la casa). (I) Sus amigos le han abandonado, pero sus enemigos están cerca de él para insultarle (v. 8-, mofándose de su situación. (J) En señal de duelo, llora y se echa ceniza en la cabeza. (K) El v. 11 dice que : «Sus días son como sombra que se alarga.». Se da cuenta (el salmista) de que su vida pronto va a ser devorada por la oscuridad de la muerte».

Pero, el Dios en quien tú confías no te abandonará. Los versículos 19 y 20 dan una respuesta: "Mientras Dios miraba desde su palacio celestial, se fijó en la tierra; al escuchar los lamentos de los presos condenados a muerte, los puso en libertad".

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén