LLEVANDO EL EVANGELIO A DAVID, PANAMÁ

pueblo y a su templo, y les envió muchos mensajeros para llamarles la atención. Pero la gente siempre se burlaba de los mensajeros de Dios y de los profetas, y no les hacían caso. Y así siguieron hasta que Dios ya no aguantó más y, muy enojado, decidió castigarlos".

Viene juicio de Dios sobre esta ciudad. Al igual que a Sofonías, Dios está enviando estos mensajeros de Costa Rica, para advertir sobre la sentencia de Dios. El mensaje de Sofonías era de condena y castigo, tanto para Jerusalén como para todas las naciones del mundo. Pero, Sofonías aclara que el propósito era corregir, restaurar y finalmente formar un pueblo fiel a Dios. Nuestro Ministerio lleva el mensaje de sentencia divina: ¿CIELO O INFIERNO ?, Y TRATADOS BÍBLICOS, QUE HABLAN DE UNA DECISIÓN FUNDAMENTAL PARA LA VIDA ETERNA. No es nuestro deseo, ni hoy ni nunca que alguien se vaya al infierno, sino más bien, que se recapacite sobre ese terrible destino eterno, y se vuelva a Jesucristo, de todo corazón.

Sofonías, como mensajero de Dios, estaba muy preocupado por la paz y bienestar de la ciudad de Jerusalén. El lujo de detalles con que describe la ciudad nos muestra su gran cariño e interés por ella. Es por esto que Sofonías, cuando habla de un ataque enemigo, plantea que el enemigo vendrá por el norte de la ciudad, que era la parte menos protegida. De esta manera intentó prevenir al pueblo.

Si hay alguien preocupado por la paz y el bienestar de David, Panamá, es Jesucristo. Tanto es así, que nos ha mostrado, a través del Espíritu Santo, los más mínimos detalles de cómo REVENTAR AL DIABLO, que durante años ha estado con el total dominio de muchas vidas de niños, jóvenes , adultos y ancianos. NO hay referencia más clara que Panamá tiene desprotegido espiritual, social y económicamente a este lugar. Llegó la hora de la libertad para este pueblo, y con la promesa de la apertura de un gran canal de bendición.

Ha llegado la hora para que se caiga: la burla a Dios, la demencia, los que adoran a las estrellas en los techos de sus casas, la caída del demonio Milcom o Moloc (culto de sacrificio de niños); los filisteos (brujos, adivinos ); los etíopes (perversos a nivel religioso y político); los moabitas (comerciantes, agricultores, que se han enriquecido en forma ilegal); los amonitas (los que se oponen a la edificación del reino de Dios); los asirios (espíritus religiosos, religión local, crueldad, idolatría).

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén