¡ LOS MILAGROS REPENTINOS DE DIOS !

Aunque pasemos momentos de angustia y ansiedades, Dios tiene planes grandiosos para nosotros, y sus tiempos son los más adecuados para concretarlos.

La ansiedad, te coloca en un estado anímico de angustia, porque la ansiedad no resuelta comienza a traer frustración. Una cosa es ocuparnos y otra cosa es preocuparnos. La ansiedad genera infelicidad, porque siempre estas esperando que aquello que te angustia se resuelva ya.

En el Pentecostés, en el tiempo en que los discípulos estaban orando juntos y en armonía, la Palabra de Dios dice que "de repente" vino del cielo como un viento recio (Hechos 2,2). Hay momentos donde parecería que las cosas nunca van a cambiar, es cuando uno tiene que seguir confiando, tiene que estar unido al cuerpo de Cristo, tiene que seguir orando, ayunando porque la parte del hombre es orar, es estar bien con Dios, congregarse, tener un buen corazón, para que luego sucedan los "de repente" de Dios.

Dios nunca llega tarde, pero llega un momento en que Dios "de repente", aparece.

Por eso Pedro dijo: "Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes " (1 Pedro 5,7). Y la palabra también dice: " Estén siempre atentos y listos para lo que venga, pues su enemigo, el diablo, anda buscando a quien destruir. ¡ Hasta parece un león hambriento! Resistan los ataques del diablo; confíen siempre en Dios y nunca duden de él " (1 Pedro 5,8-9). El enemigo va a tratar de devorar a aquellos que están ansiosos, aquellos que han dejado de velar, aquellos que por alguna causa dijeron " basta no soporto más esta situación". Tenemos que estar capacitados y preparados espiritualmente. Así como nuestro cuerpo necesita cada día del alimento para fortalecernos, también la palabra de Dios nos enseña que nos debemos fortalecer día a día en ella. Ahí es cuando viene la fe, la esperanza, porque si el enemigo viene y nos encuentra fortalecidos en la Palabra va a huir.

Jesús esta ahí en este momento en su casa, en su trabajo, en tu iglesia, y estoy declarando que usted tiene que buscar la comunión intima con Dios. Dios tiene un día de libertad, un día de transformación, un antes y un después , porque esto que estamos hablando, es vino nuevo para tu vida. ¡ Busca hoy, " tú de repente".

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén