LAS ORACIONES DEL PUEBLO DE DIOS.

" Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efesios 6:12).

Las batallas espirituales que enfrentamos no son ficticias o producto de nuestra imaginación, SON REALES. Estamos peleando contra fuerzas espirituales invisibles de maldad, no contra sangre y carne. Son fuerzas demoníacas organizadas, poderes espirituales y gobernadores de tinieblas... espíritus de violencia, confusión, odio, rebeldía, miedo, perversión, codicia, lujuria que están sobre nuestras ciudades, y naciones. Están en todas partes.

SU OBJETIVO es: Derribar y destruir todo lo que es santo, todo lo que es puro, toda moralidad y todo sentido de decencia; destruir y derribar gobiernos, pervertir la justicia y establecer líderes ateos e inmorales; desacreditar líderes cristianos y debilitar su influencia divina en nuestras ciudades y países; dividir al Cuerpo de Cristo trayendo confusión, contienda en las iglesias para desviar a la Iglesia de su propósito verdadero de ganar almas para el reino de Dios; destruir familias

volviendo a los esposos en contra de sus esposas y viceversa. Lanzar dardos al corazón de los adolescentes y provocar sentimientos de rechazo, menosprecio, amargura, resentimiento y desconfianza; destruir a todos los cristianos apagando su gozo, destruyendo su confianza en Dios y llevarlos a darle la espalda a Dios y pecar en contra de Él; impedir que usted crezca y llegue a la estatura de Jesús, impidiendo que ore, escondiendo las respuestas de Dios a sus oraciones, impidiendo el estudio y la lectura de la Palabra, impidiendo que aplique la Palabra a su vida e impidiendo que usted haga la voluntad de Dios.

Estos principados y potestades de maldad, han establecido fortalezas en nuestras ciudades, comunidades y naciones y ninguna bomba atómica, ninguna arma nuclear, ninguna arma humana puede destruirlos. El único poder suficientemente fuerte para penetrar estas fuerzas de maldad y derribar estas fortalezas en las naciones de la Tierra son: LAS ORACIONES DEL PUEBLO DE DIOS.

Yo te invito, para que te unas al proyecto "Reloj de Oración y declaración de la Biblia oralmente", media hora diaria por tu iglesia.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén